sábado, 2 de mayo de 2009

¿Cuánto Representa el Turismo en la Economía Mexicana?

Queda claro cada día que pasa que el problema de la epidemia de influenza viene a agravar la situación del sector turismo en nuestro país (ya seriamente afectado por la actual crisis económica mundial), el cuál será uno de los más afectados. Ante esto, una pregunta es ¿cuánto representa este sector dentro de nuestra economía? Sabemos que nuestro país ha avanzado en la generación de información estadística, pero por desgracia queda mucho camino aún por recorrer para poder contar con información inmediata, actualizada, precisa y de largo alcance para estudios y análisis. Por lo pronto les comparto algo de esta información publicada por el INEGI, pero por desgracia sólo para el periódo 2003-2006. Sin embargo dificilmente podemos pensar en cambios dramáticos desde el 2006 que sugieran algo muy distinto, por lo que es un buen referente:


" el Valor Agregado Bruto Turístico representó 8.2% del correspondiente al total del país durante 2006, cifra superior a la del producto generado, de manera conjunta, por actividades económicas como la agricultura y las industrias alimentaria, de la madera, del papel, y de la química.
· La estructura productiva del Valor Agregado Bruto Turístico en 2006 se integró de la siguiente forma: los denominados servicios diversos aportaron el 37% del total, seguidos de los servicios de transporte 25.5%, los de alojamiento 11.8%, los de restaurantes, bares y centros nocturnos 10.7% y las actividades de producción de bienes y artesanías 11.9 por ciento. El restante 3.1% fue generado por los tiempos compartidos y las segundas viviendas.
· El Valor Agregado Bruto Turístico registró en 2006 un crecimiento real de 4.5% respecto al año anterior.
.
En 2006 las actividades relacionadas con el turismo generaron 2.4 millones de ocupaciones remuneradas. La mayor generación de empleos dentro del sector se dio en los servicios de restaurantes, bares y centros nocturnos con una aportación de 36.1%, “otros servicios” 24.4%, los de transporte 18.2% y las actividades de producción de artesanías y otros bienes 11.8%, y los de alojamiento, tiempos compartidos y segundas viviendas al 9.5 por ciento"
Información útil sólo para darnos una idea de su peso

4 comentarios:

Renée Valentina López - Fernández dijo...

No dejo de pensar que estamos viviendo un parte aguas, un momento en el que se revaloran las medidas higiénicas en nuestra sociedad. Las dos veces que me he enfermado este semestre ( Enero – Mayo 2009) han sido porque algún neandertal en el campus no se tapó la boca cuando estornudó. No me gustaría vivir con tapa bocas por el resto de mi vida, pero me encantaría vivir pensando que en general, uno se tapa la boca si estornuda o tose, que se lava las manos antes de salir del baño (otra cuestión recurrente en el baño de mujeres… muchas salen sin lavarse las manos). ¿Acaso vivimos en el Medioevo?
En el campus también he observado como la persona que está preparando la comida recibe el dinero con la misma mano… Ahora que hemos visto lo peligroso que es no observar sencillas medidas higiénicas, quizás cambien las reglas de convivencia…
Es un buen momento para revolucionar el sector de servicios alimentarios, el mejor postor tendrá los clientes. Creo que ahora estamos en la posición de exigir un servicio higiénico. Starbucks mandó un correo anteayer diciendo que todas las personas atendiendo y tocando sus productos estarían usando cubre bocas, guantes y que estarían lavando sus manos cada 30 min. Eso me dio seguridad para ir esa misma tarde a comprar (entrada por salida) mi frapuccino con caramelo. Creo que si más establecimientos estuvieran anunciando eso, el paro en la industria no sería tal. Ojalá que contara con datos para respaldar esto, no obstante, esperé 20 minutos en la fila del “auto-bucks” para comprar mi café y la fila en el establecimiento también sobresalía de la puerta.

Eduardo Montaño C. - MAP TEC dijo...

El turismo esta siendo afectado de una forma considerable, los hoteles de la ciudad de México, no solo están perdiendo en estos días, sino que las reservaciones que se tenían para los siguientes tres meses han sido candeladas, esto implica un gran golpe a esta industria, ya que al premancer cerrados sus restaurantes, practicamente no obtienen ingresos, afectando también a los trabajadores de los hoteles, como por ejemplo los meseros, quienes obtienen buena parte de sus ingresos de las propinas. Considero que estas medidas han sido drasticas pero de igual manera creo que es la única forma de detener esta epidemia, y si están siendo fuertemente afectados varios sectores como el turismo, pero ahora tenemos que esperar que pase esta situación para ver la capacidad de reacción del Gobierno Mexicano, para reactivar la economía, otorgar estímulos fiscales y atraer nuevamente a los turistas al país, en especial a la ciudad de México, de no ser así esta epidemia costará más que las personas fallecidas por este virus.

Pamela Torres dijo...

Sin duda el sector turistico se ha visto muy afectado por todo el tema de la "influenza humana", esto debido a que se ha creado un clima de inseguridad y de especulación sobre México. Incluso se lo ha estigmatizado poniéndolo como el país "infectado" y que por eso se ha contagiado el resto del mundo. Por esto, considero que ahora es momento de empezar una larga campaña para crear confianza en los turistas mostrando que hay muchas reglas sanitarias que se cumplen en el país. El camino y los esfuerzos que quedan por hacer son grandes, no solo a través de los estimulos económicos del gobierno, sino a través de una población disciplinada en todos los aspectos, además de la salud.De esta manera se podrá mostrar al resto del mundo, que el país esta preparado para enfrentar contingencias de este tipo y acoger a los miles de visitantes que representan parte importante de uno de los sectores económicos con mucho peso como es el turistico.

Oscar Callejo dijo...

En efeto todavía no se ha determinado la pérdida total que generó el tema de la influeza AH1N1 en el sector turismo en México.

Durante estas semanas se dieron a conocer algunos datos, desde cancelaciones totales de vuelos al país, hasta recomendaciones para no visitar México o la disminuciuón de afluencia de los vuelos (y cruceros) en territotrio nacional.

No obstante hasta esta semana, fue cuando empezó a notarse el impacto directo e indirecto al mercado turístico: Cadenas hoteleras que disminuyeron a 10% su platilla de personal y zonas hoteleras que decidieron cerrar sus puertas hasta la temporada de verano.

Se trata de un mercado volátil que termina por impactar en otros sectores de la economía, en un efecto dominó que encuentra su punto más grave en la tasa de de desempleo.

Lo que no se ha dicho es que el consumo doméstico representa el 80% de los ingresos del sector turismo, y que ya venía disminuyendo como consecuencia de la recesión económica.

No encuentro mejor momento para que los sectores públicos y privados hagan una seria reflexión de la forma en la que se ha abordado el desarrollo y crecimiento del sector turismo. Porque aunque creció de forma exponencial, también lo hizo de forma desordenada y con pocos soportes reales.

La apuesta de desarrollo del Turismo en México ha estado basada en destinos de playa con grandes saturasiones urbanas; con graves impactos ambientales; especulaciones sobre el precio de la tierra; abusos en la compra y tenencia de terrenos de origen ejidal; corrupción de gobiernos locales con sectores empresariales; así como, generación de empleos eventuales poco estables y mal remunerados.

De la misma forma en la que el país ha sido tajante y pulcro en su postura frente a los casinos, de esa misma forma ha sido flexible en las regualciones turísticas en zonas altamente rentables pero mal planedas.

No podemos negar que la falta y tergiversación de información a nivel mundial respecto a la infuelza AH1N1, ha impactado de forma directa en el mercado de turismo. Pero también es innegable que el crecimiento poco diverso de la oferta turística, hace que el mercado se mas fragil de lo normal.

No se trata de negar el impacto de los factores externos en el turismo nacional, se trata de tener un sector mucho más fortalecido y mejor planeado que permita sortear este tipo de contingencias.

Repito, no encuentro mejor momento para replantearnos la política turística de los Gobierno Locales y Federal. Bien diecn que las crisis son oportunidades.