miércoles, 5 de mayo de 2010

La Economía Política de la Inmigración en Estados Undidos.

En esta liga se puede accesar mi columna Tintero Económico que se publica hoy en el Universal.
Algunas de las referncias que cito pueden verse aca y aca.

29 comentarios:

mario dijo...

Para entender todo el problema derivado de la ley SB1070 hay que entender todos sus aspectos. no es solamente cuestión eocnómic, social, sino que también es electoral y en este sentido cuenta con un 70% de aprobación.

Interesante ver la posición que defiende que el problema no puede atacarse desde la oferta, creo que esto es cierto ya que finalmente mientras en México sigan las condiciones presentes, a demanda de trabajadores hacia EU seguirá creciendo.

Lo importante también es que esta ley vuelve a poner en la agenda el tema de la reforma laboral en EU y esto debería ser provechoso para nuestros paisanos.

Mario CH

Anónimo dijo...

El tema de la actualidad es la ley anti-inmigrante de Arizona, pero como usted lo señala, también existen muchos promotores y gente (tal vez en silencio) que también está de acuerdo con ésta. Lo importante aquí es que no se debe retroceder en materia de discriminación, sino legalizar lo que es prácticamente imposible de detener por la fuerza. Si existiera una reforma migratoria que contemplara la legalización de los inmigrantes (con sus respectivos límites) se evitarían este tipo de manifestaciones de odio y boicots comerciales (de pequeña escala) que ya se empiezan a observar.
Guillermo Gómez

Brenda Nava dijo...

Creo que como bien dice, esto no se puede ver con una sola óptica, si bien esta ley resulta bastante hostil contra los inmigrantes,lo cierto es que también habría que verlo desde el punto de vista de la sociedad Estadounidense, que si bien no soy ellos los que hacen u ocupan las plazas que los inmigrantes si, es indudablemente un lugar menos en el cual podrían trabajar...
Por otro lado creo que como mexicanos habría que dar un vistazo a nuestra frontera sur,para después emitir juicios respecto de las posturas de otros Estados en materia de inmigración y derechos de los inmigrantes

Marisol dijo...

Estoy de acuerdo en que esta reforma está sustentada desde varios aspectos y creo que como mexicana me duele lo que le están haciendo a nuestros paisanos, sin embargo no vivimos en EEUU y no podemos saber a ciencia cierta como ellos perciben el problema de la migración. Creo que cualquiera en el lugar de EEUU haría reformas para tratar de controlar este fenómeno, sin embargo lo que no me parece es la manera tan extrema de hacerlo. Creo firmemente, como dicen mis compañeros,que es momento de volver a plantear el tema de la reforma laboral y tratar de controlar el tema de la migración de una manera menos radical y más factible.

Marisol Ortiz Guillén

miguel dijo...

Cuando estaba Castañeda como Canciller y buscaba la "enchilada completa", la discusuón económica política giró entorno a los argumentos presentados en el artículo que comento. Hoy son retomados. Sin embargo, en aquél momento los resultados fueron nulos, y en gran medida por las cuestiones coyunturales (9/11). Ahora, la coyuntura que atraviesa la discusión y diseño de una reforma migratoria es la crisis financiera. Ante este contexto, dudo que surga y se apruebe una propuesta que solucione uno de los problemas, quizás el más importante junto con el narcotráfico, entre EUA y México. Marianna Lara

Al fin de cuentas dijo...

Es un tema de nunca acabar, la solución para detener tanta migración a eeuu, es crear esos empleos en nuestro país, igual de remunerados o mejor, cosa que parece imposible por nuestro funcionamiento legislativo y económico.
Además, de que si esto sucediera, el problema se trasladaría a nuestra frontera sur, que de hecho existe, pero en un grado menor.
A parte, hay un conveniencia económica, con respecto a los ilegales, ya que son trabajadores más baratos, y que por el riesgo legal en el que ahora se encuentrarn, serán todavía más baratos, y el legalizarlos es tener que pagarles más, a nadie, le conviene la legalización, ni una reforma migratoria, más que al migrante, el cual es expatriado porque en su país no tiene ciertas condiciones para ellos básicas y se van a buscarlas fuera, y en el país residente es mano de obra barata, además de amenazada constantemente por la repatriación.

L. Irán Villgas dijo...

Buenas tardes Doctor,
Respecto a a este tema, solo puedo comentar que es muy complejo, y este ha sido un problema de siempre, obvio es un problema económico tanto para México como para estados Unidos, Definitivamente la válvula de escape de México se esta cerrando, es urgente que se implementen proyectos con su diáspora,y estoy en favor de la propuesta de los liberales, respecto a que para erradicar la inmigración ilegal se debe de ampliar la legal, no debemos de olvidar que estados unidos después de la terminación de los programas de braceros los mismos Americanos alentaron la inmigración ilegal aun en contra de la postura de México .

Anónimo dijo...

Es interesante contrastar en este caso los postulados de la economía neoclásicas con la economía de la migración. La primera sostiene que la migración se da por un diferencial de salarios (la ley busca en el fondo reducir el diferencial real a través de una mayor prima de riesgo sobre los migrantes), mientras que la segunda cree que la migración se da como una respuesta a fallas de mercado en el país de origen que tienen por propósito principal el acumular capital para realizar compras de bienes durables.

José Andrés J.

Dennise Chavarría dijo...

Indiscutiblemente lo expuesto en los artículos sobre migración de BBVA Bancomer, sobre inmigración en el Washington Post y Chicago Tribune, al igual que el comentario del pasado 30 de abril sobre la Ley Arizona, resultan complementarios a su publicación en el Universal.

Me pareció en suma interesante el núm de BBVA B porque analiza cada uno de los factores que producen este fénómeno. Por lo que, efectivamente, revisarlo es de gran utilidad para comprender aún más la temática.

Coincido en que el enfoque mayor va hacia la economía política. Inclusive, es evidente que a raíz de la recesión, el número de inmigrantes se triplicó, y en respuesta se autoriza la Ley SB1070, respuesta muy similar a la decisión del gobierno canadiense de requerir visa de ingreso a los mexicanos.

Por otra parte, existe cierta comunión con la ideología libertaria, sin embargo es muy objetivo aceptar que no puede darse una oferta global. Al igual que me preocuparía más, como bien lo cita la publicación de Bancomer, el retorno a México de los "paisanos" que desean dar fin a su "viaje recreativo".

Además recuerdo haber escuchado en las noticias la postura del Pdte. Obama, ante la posibilidad de retomar el tema de la reforma laboral, mofándose ante el altercado y las numerosas muestras de rechazo, pues de acuerdo con él, en este momento tienen prioridad otros asuntos.

Anónimo dijo...

Es muy buena su columna, pues muestra un panorama general de la élite política norteamericana respecto a la polémica ley. Generalmente, los migrantes son quienes más aportan a la economía pues poseen dos trabajos y laboran más de 12 horas al día, por lo que las consecuencias económicas para EUA serían desastrosas. Debe haber más soluciones sin recurrir a leyes racistas.

David Orozco

Anónimo dijo...

Hay un artículo muy interesante de David Cole "Five Myths About Inmigration" que habla de que el problema de la política migratoria en Estados Unidos es que está basada en falsas concepciones de la migración. La conclusión es igual a la de Donald Boudreaux y Miron: los problemas vienen de las restricciones. En vez de imponer barreras hay que eliminarlas, o por lo menos facilitar la migración legal.

Eugenia de los Ríos

Itzel de Haro dijo...

En mi opinión, la solución es permitir la entrada de migrantes de manera legal. Estados Unidos tiene una gran demanda de empleos que muchos estadounidenses no están dispuestos a realizar, por lo que deberían de analizar la cantidad demandada de trabajos y permitir la entrada temporal a migrantes. Esto sería beneficioso para Estados Unidos, puesto que tendrían un mayor control sobre la gente que entra y, la vez, reduciría la cantidad de migrantes que mueren intentando pasar el desierto. Además, con respecto al seguro social, Estados Unidos incurriría en un menor gasto.

Ramón dijo...

La migración (hasta cierto punto, por supuesto) es económicamente deseable, creo que eso esta claro. La realidad es que es un arma política importante y es por eso que se pueden tener discusiones así. El mito de que los mexicanos se tragan los beneficios sociales y de que se roban los trabajos es ampliamente usado por los "southeners" pero es facil de refutar. Primero, se ha comprobado que hasta el 80% de los inmigrantes en EEUU pagan impuestos pero solo al rededor del 10% se beneficia de programas sociales. Segundo, el hecho de que exista una demanda de inmigrantes para trabajos baratos significa que los gringos no quisieron o no pudieron suplir la demanda. Hay que hacer verdaderas políticas públicas, donde se beneficien ambos países. Las políticas restrictivas sólo hacen menos cíclica a la migración, y sólo acrecentan el problema.

Ramón dijo...

La migración (hasta cierto punto, por supuesto) es económicamente deseable, creo que eso esta claro. La realidad es que es un arma política importante y es por eso que se pueden tener discusiones así. El mito de que los mexicanos se tragan los beneficios sociales y de que se roban los trabajos es ampliamente usado por los "southeners" pero es facil de refutar. Primero, se ha comprobado que hasta el 80% de los inmigrantes en EEUU pagan impuestos pero solo al rededor del 10% se beneficia de programas sociales. Segundo, el hecho de que exista una demanda de inmigrantes para trabajos baratos significa que los gringos no quisieron o no pudieron suplir la demanda. Hay que hacer verdaderas políticas públicas, donde se beneficien ambos países. Las políticas restrictivas sólo hacen menos cíclica a la migración, y sólo acrecentan el problema.

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante la perspectiva que tiene de esta nueva ley. Se clasifica de racista, y me parece que lo es; además no se está considerando que dadas las condiciones actuales en México, nuestros paisanos seguirán yendo a Estados Unidos a buscar mejores opotunidades; y allà seguiràn siendo la principal mano de obra con un mìnimo salario para subsistir.

Daniela Salinas.

Macarena dijo...

Definitivamente la discusión que plantea la ley Arizona implica muchas variables. Desde mi punto de vista, resulta negativa cuando nos referimos a las temáticas sociales, como el racismo y la xenofobia. En los últimos años las presiones económicas y las continuas migraciones han provocado un resurgimiento de los odios basados en las diferencias étnicas en grupos organizados. La existencias de una ley como ésta puede ser utilizada como justificación. Por otro lado, como menciona esta columna, tanto las posturas libertaria y democrática presentan puntos interesantes para justificar la ley o bien, para rechazarla.
En suma, desde el punto de vista de la derecha, creo que se menciona la necesidad de importantes transformaciones en la política internacional (expansión de la migración legal) y vinculadas con importantes transformaciones que creo aluden a un papel más activo por parte del gobierno mexicano: aumentar la producción, el empleo, y una remuneración mucho más justa. Recuerdo los comentarios de mi profesora Paola Ricaute: nadie quiere irse de su casa, de su país.
Por otro lado, los demócratas tienen razón con respecto a la protección social amplia.
En suma, creo que los problemas que refleja la ley se entretejen y la solución implica tomar medidas sostenidas, simultáneas y en coordinación. Implica reformas en política social, económica, educativa, entre otras.

Alejandro Villagomez dijo...

Creo q en general todos coinciden en lo complejo del tema y evidentemente este seguirá un punto central de la agenda. lo que trato de imaginarme es que si el razonamiento de la columna es correcto, pues no podemos esperar mucho de un gobierno demócrata como el de Obama aunque lo mencione...
por cierto Eugenia, ese artículo q mencionas esta en las referencias que acompañan esta columna... es muy bueno

Mario Enrique dijo...

La Ley Arizona tiene importantes repercusiones sobre los derechos civiles, como la detención según estereotipos racistas. Pero estás leyes también pueden tener daños colaterales en la economía estadounidense, como la ley de Hazleton, Pa. Que hacía ilegal la venta o renta de casas a inmigrantes indocumentados o la disminución de la oferta laboral en el mercado.

Mario E.

L. Alejandra Pérez dijo...

Considerando que la migración es consecuencia de procesos económicos y demográficos que a su vez se derivan de la globalización, creo que en el análisis económico de la migración México-EEUU se debería tomar en cuenta que se trata de un fenómeno de cierta forma “inevitable” y que involucra acciones por parte de ambos países, el receptor y el de origen.
Por un lado, los beneficios que representan las remesas en términos macroeconómicos le han venido muy bien al gobierno mexicano, pero no se puede pensar en el desarrollo económico a largo plazo si se depende en gran medida de los ingresos que estos envíos representan (mismo caso del petróleo). Además, México está perdiendo una parte importante de población en condiciones óptimas de trabajar.
Por otro lado, el gobierno estadounidense debería considerar, cuando implementa políticas públicas, los factores benéficos que la inmigración genera a su país, como la realización de trabajos que la población nativa no haría o incluso el incremento de población, que en los países altamente desarrollados suele reducirse. Asimismo, mientras exista la demanda de mano de obra mexicana, los oferentes encontrarán la forma de ingresar a su país, incluso con un muro o leyes como las de Arizona.

Anónimo dijo...

Es verdad. Asi como Estados Unidos se queja, España lo hace de la misma manera porque los sudamericanos ocupan las plazas que ellos podrian ocupar. asi que si hay dos opticas, pero el problema con Estados Unidos es un tema que siempre ocasionara friccion entre los dos paises, pero cierto es que ellos necesitan nuestra mano de obra y nuestros paisanos su dinero...

Lorena Segura

Anónimo dijo...

Tal vez resultaría eficaz evaluar los costos y los beneficios que trae la inmigración ilegal así como la inmigración legal. Estaba leyendo la publicación en el Washington Post de “Los cinco mitos sobre la inmigración” y me llamo la atención, en particular, el cuarto mito; en el que se menciona el tema de la inseguridad que provocan los inmigrantes y la gran cantidad de recursos que se destinan para combatir la inmigración en vez combatir problemas realmente importantes sobre seguridad nacional. Este es un buen ejemplo de que si se evaluaran los costos de la inmigración ilegal y se comprobara que estos son más altos que la inmigración legal, se podría optar por abrir las puertas a la inmigración legal. Pero es un aspecto que se tendría que analizar detalladamente, ya que no sólo existen costos económicos sino también políticos y sociales.
Otra solución podría ser, hacer una serie de acuerdos entre el país receptor y los países expulsores para así poder crear un mutuo beneficio, evitando grandes costos.

Alayn González

Anónimo dijo...

Si bien es complejo hablar de migración debido a los enfoques que se le puede dar al tema como el ideológico, económico, histórico, etcétera; lo cierto es que, si nos apegamos a los resultados de investigaciones sobre el origen y estructura de tal fenómeno, podemos reconocer que la migración es un resultado de cambio de modelo económico, en este caso la transición a los mercados abiertos, promovida desde hace bastante tiempo.

Por esto, me parece sumamente incongruente que la potencia económica del siglo XX, Estados Unidos de América, quien ha liderado y auspiciado el cambio hacia una economía abierta "global", intente detener un fenómeno que se origina, o por lo menos se impulsa, a partir del modelo que defiende.

No me queda más que esperar una visión distinta del gobierno estadounidense hacia la migración si se quiere regularla adecuadamente;una visión que tome en cuenta el largo plazo y aquella conclusión de Miron "la única forma de reducir la inmigración ilegal es expandiendo la inmigración legal".

Dante Salazar Ballesteros

Anónimo dijo...

La opinión generalizada en México, y muchas partes de Estados Unidos es que la Ley Arizona grita (metafóricamente) discriminación racial. En Estados Unidos la migración ilegal es un delito federal, pero, con la ley que acaba de firmar Jan Brewer, se volvería también un delito estatal y requiere que la policía, en vez de agentes federales, haga arrestos y vigile la legalidad de la migración de los individuos que les parezcan sospechosos. Aparte, permite a los ciudadanos a demandar a sus gobiernos locales o agencias si creen que no se esta aplicando la ley.

El debate de esta ley difícilmente es en el ámbito económico, más bien está basado en el aspecto social, ético y político. Es evidente que la ley tiene un fuerte impacto en ambos países, especialmente económicos, pero el debate ético se me hace miope. Mi pregunta es: ¿es realmente incorrecta (éticamente) la ley? y, al mismo tiempo, ¿no es exagerada la reacción en contra de tal ley? Para empezar, la ley, en sí, no es racista. Simplemente es una expansión de las capacidades de la policía estatal, capacidades que ya tienen los agentes federales. Como dice Russell Pearce, el impulsor de la ley: “Illegal is not a race; it´s a crime”. Y, en cierta forma, tiene toda la razón. Tal vez la interpretación de esta ley (que es lo que realmente importa) pueda ser racista y se vuelva una molestia para todos aquellos ciudadanos legales que se ven “sospechosos”, pero el procedimiento es análogo a la revisión de licencia de conducir o si manejas en estado de ebriedad: se basa en el juicio de los policías y sólo es necesario mostrar que lo haces de forma legal. El problema es que se puede volver un límite a la libertad de los ciudadanos, pero es algo que los ciudadanos de Arizona deben considerar; ¿vale la pena el sacrificio de libertad a cambio de, en teoría, menos migrantes ilegales? En cuanto a si es racista, una cosa es que la ley sea racista (que no lo es) y otra que quienes vigilen el cumplimiento de la ley discriminen al momento de elegir a quienes pedir documentación (desafortunadamente, sucederá seguido).

También es un hecho que el factor político es importante. Los republicanos son dueños de Arizona y están en un estado de histeria, compitiendo entre sí para ver quien responde de forma más dura a la “amenaza”. McCain, que antes evitó enemistar a los migrantes ilegales pero ahora enfrenta un reto para conservar su puesto como senador, ha apoyado la ley. Los latinos en Arizona, en cambio, no se han movilizado políticamente. Son el 30% de la población del estado, pero solo 12% del electorado y muchos provienen de familias estadounidenses por varias generaciones y son ambivalentes en cuanto al tema. Son muy distintos a los migrantes de Texas o California, que en los 90s se volvieron una fuerza política que los republicanos ahora temen.

¿Cómo podemos reducir este gigantesco flujo humano a EE.UU.? Por parte de México no se encontrará esta respuesta; el gobierno promueve las remesas (una importante fuente de ingreso) y el incentivo de un mejor futuro económico siempre estará presente (por lo menos dentro el futuro previsible). Por parte de Estados Unidos, los muros han sido un fracaso y dudo que la ampliación de la migración legal disminuya la migración (tal vez cambie la proporción entre legal e ilegal, pero no creo que sea el efecto deseado). En cierta forma, se me hace la única forma de controlar, dentro de lo que cabe, la migración.

Tampoco concluyan que estoy a favor de la ley (por lo pronto estoy indeciso: en ciertos sentidos la encuentro justificada y en otros no). El debate, en general, es unilateral y lo que busco es que reflexionen usando otros enfoques… no hagan juicios tan rápido (como probablemente harán los que vigilen esta ley).

Alejandro J. Favela Nava

itzel rocio dijo...

Considero que no es posible detener el flujo migratorio con una ley, no hay una receta para lograrlo; pues mientrras el trabajo de migrantes se demande, habrá migración. Sin embargo, es preocupante esta situación, porque el hecho de que se comience a frenar o a regresar alos migrantes a sus lugares de origen significa que la cantidad de remesas disminuirá drásticamente. En el caso de México esto implica que una de nuestras principales fuentes de ingresos caería y si no hay un "plan de emergencia" ¿qué vamos a hacer?, algo similar ocurre con el petróleo.
Itzel Osorio

monica duarte dijo...

Esto es un problema de nunca acabar y como usted lo menciona no solo ocurre en México y EUA, si no en todo el mundo, por eso creo que deberia existir leyes que regulen el problema de la migración,para poder tener un control de todos los inmigrantes que llegan por que debemos recordar que tambien ellos representan un gasto para el pais a donde emigran.

Anónimo dijo...

Como menciona en la columna, mientras existan diferencias salariales entre México y Estados Unidos la inmigración seguirá existiendo. Sobre las posturas existentes, estoy de acuerdo con que la inmigración da mayor competitividad al mercado laboral y esto reduce los costos. Sin embargo, también estoy de acuerdo con que esos costos que fueron reducidos se pueden ver compensados con el problema de protección social. Sería posible compaginar ambas posturas y minimizar la inmigración ilegal, aunque considero que eliminarla por completo no sería posible mientras existan tantas diferencias entre los países.

Maricruz Arteaga

Anónimo dijo...

Es preocupante ese tipo de legislación en EUA. En pleno siglo XXI hay leyes racistas que asemejan a aquella ley de la segregación racial de mediados del siglo XX. La fuerza de trabajo que representan los migrantes es muy valiosa para la economía de EUA y seguramente en Arizona van a resentir en términos económicos las malas decisiones políticas que han tomado: muchos trabajos que los migrantes hacían quedarán libres y no habrá quienes lo hagan por los bajos salarios y las malas condiciones en que los migrantes lo hacían.

Marisol Macgregor

Anónimo dijo...

Ciertamente se trata de un tema complejo que tiene muchas aristas. El entramado de políticas que convergen en torno a las causas y efectos de la migración son variadísimos. El análisis desde el punto de vista de la economía política nos pone en perspectiva los posibles obstáculos y temas sensibles al respecto. Me parece que Obama acaba de pasar por un momento difícil al plantear el tema de la seguridad social y los servicios médicos, por eso me parece que la migración vista como una amenaza para este sector, por supuesto que pone nervioso a cualquiera, pues nadie quiere perder sus derechos en esta materia.´
También la presión sobre los salarios es otro tema controvertido que sin duda exige un análisis riguroso y, no es para menos, es el principal aliciente para muchos, en la decisión de cruzar hacia Estados Unidos porque en los países de origen no son nada competitivos.
Es un tema que tiene mucha tela de donde cortar y considero, que principalmente económica, seguida de la social.
Vanessa Ortega

Anónimo dijo...

Sin duda éste es un tema muy complejo: entran en conflicto intereses de toda clase. Sin embargo, como sabemos, la última palabra la tiene el congreso. Si entra en funcionamiento, habrá que esperar a ver los resultados después de un buen tiempo de haberla implementado. Lo más probable es que los salarios en Arizona se encarezcan y luego, todo lo demás, también. Todos los demás estados fronterizos siguen sin tener regulaciones que criminalicen a los migrantes, por lo cual es lógico esperar desplazamientos hacia estos estados. Habrá que ver qué sucede.

Francisco González Berlioz