sábado, 10 de septiembre de 2011

¿Alarma Roja en Grecia?

Ayer venía oyendo en radio una de las múltiples entrevistas a Meade, nuevo Secretario de Hacienda. Ésta realizada por López Dorigan quien le preguntó si se preveía un escenario de insolvencia en Grecia y a lo que respondió que no. Yo no estaría tan seguro y más bien le recomendaría que checara ese tema con más detalle con sus asesores. La situación se está deteriorando rápidamente en esa zona de Europa. En mi columna en el Universal el miércoles pasado dije al final que sería bueno seguir de cerca a los bancos europeos pues nos pueden dar una sorpresa desagradable.

.

Los hechos más recientes se dieron apenas ayer cuando Juergen Stark, miembro poderoso del Banco Central Europeo anunció su renuncia evidenciando serios desacuerdos sobre la estrategia seguida para atacar el problema que vive Europa. Stark es conocido por su línea dura y ortodoxa, similar a la de sus colegas en el Bundesbank. Este evento, que agrava la crisis en Europa, golpeó a los mercados europeos que mostraron caídas importantes en las bolsas, e incluso afectaron a las bolsas en América, incluyendo la nuestra

.

Europa está entrando en zona de alto peligro. Algunos indicadores siguen preocupando. Los spreads de la deuda griega, portuguesa, española e italiana aumentaron. Otro indicador, el TED esta mostrando aumentos, aun en niveles bajos, pero así ocurrió en el 2007 cuando se fue gestando la crisis. (para entender mejor estos indicadores y el proceso les vuelvo a recomendar mi libro "La Primera Gran Crisis Mundial del Siglo XXI" que acaba de publicar Tusquets).

.

Los ministros europeos están reunidos para determinar soluciones, e incluso se habla de que en Alemania se están elaborando planes de respuesta ante un escenario de insolvencia en Grecia. Mientras en Grecia se complica el clima social y político.

.

Un punto debe quedar claro, los márgenes de acción de los griegos cada vez son menores, al igual que la respuesta europea. Ya he mencionado el fuerte debate que existe sobre la forma de enfrentar el problema y es claro que la austeridad en estas condiciones no augura mucho éxito. Simplemente si la economía no crece, el problema de deuda y de pago de su servicio aumenta de manera automática!!!. Por cierto, Eichengreem escribe este editorial que vale la pena ver. Otras notas al respecto.

.

Las cosas no se ven nada bien y más vale reconsiderar los escenarios, señores de Hacienda!!!