domingo, 8 de marzo de 2009

Crisis y Proteccionismo Comercial (2)

En un artículo editorial deel Boston Globe, Building walls with US trading partners, de Edward L. Glaeser escribe
.

FREE TRADE is a child of economic confidence; protectionism is pessimism's progeny. In today's fearful economic climate, policy-makers have again cried "buy American," and embraced interventions that support domestic producers at the expense of our trading partners. Protectionism is bad economics and worse foreign policy, for many of our trading partners have only a tenuous link to peaceful democracy. To avoid the terrible path of the 1930s that led to prolonged depression and global conflict, the United States must maintain its commitment to globalization
.
Este es y seguirá siendo un tema central en las discusiónes, y que preocupa y afectará más a los países menos desarrollados. Hay que seguir el debate en Europa entre Sarkosky y el Presidente Checo después de que el primero comentó que vería con buenos ojos poner una planta Renault en India, pero no en República Checa, que es pafrte de la UE. Y discusiones similares con Alemania y otros países.
.

Protectionism remains a serious threat in the current environment. Many countries are contemplating, or have already implemented, increased protection, which may be difficult to reverse and will slow the recovery. Since the beginning of the financial crisis, roughly 78 trade
measures have been proposed or implemented, of which 66 involved trade restrictions. Of these, 47 measures were actually implemented, including by 17 of the G20. In addition, anti-dumpingclaims and actions increased 20 percent in 2008 relative to 2007; and 55 percent in the second half of 2008 relative to the first half of 2008.
.
este párrafo corresponde a un estudio del Banco Mundial elaborado como documento de apoyo para la próxima reunión del G-20 (SWIMMING AGAINST THE TIDE)
.
por cierto, en el editorial de Glaeser señala:
.
During the primary campaign, Obama called the North American Free Trade Agreement "devastating" and a "big mistake." Today, Congress, in a protectionist mood, is considering ending a program, mandated by that treaty, that allows Mexican trucks to enter the United States. The Mexican ambassador has raised the possibility of "retaliation," which presumably means a trade war
.
.
Lo único que me pregunto es cuáles serían nuestras armas? en particular en las condiciones actuales?

6 comentarios:

José Trejo dijo...

El que Estados Unidos "mantenga su compromiso con la globalización" es una afirmación poco seria. Mas bien podría catalogarse como un discurso retórico, al igual que muchos otros. ¿Cómo es que demuestra su compromiso en las negociaciones comerciales multilaterales, como la Ronda de Doga, si pugna por una apertura comercial discrecional?

El libre comercio no es sino una herramienta de poder de las grandes potencias en el mundo globalizado. ¿"considerar denunciar el tratado que permite la entrada de camiones mexicanos a Estados Unidos"? Es que se nos ha olvidad que tras la firma del TLCAN grupos de sindicalistas del transporte norteamericanos impidieron la entrada a camiones mexicanos? y que incluso este caso se llevo a una revisión judicial cuyo efecto fue nulo a pesar del fallo a favor de México. ¿sería mucha la diferencia?

Más allá del libre mercado, están las razones políticas. Lo preocupante, es que las razones sociales son inexistentes. Por ejemplo, en el caso anterior la operación política de los intereses sindicales no respondieron propiamente a motivos sociales, sino políticos. Tal como sucede en el caso mexicano. El TLCAN significo, en efecto, un aumento en los flujos de inversión y de comercio. Pero ¿cuáles han sido el impacto social?

Fernando N. dijo...

Es cierto lo que expone el autor en su artículo. El mundo ya ha visto cómo es que con el cierre de fronteras al libre intercambio de bienes y servicios se provocan movimientos autoritarios y totalitarios. Es extremadamente probable qué, si desde un principio el Imperio Británico y los EUA no hubiesen abogado por el aumento de tarifas al terminar la Primera Guerra Mundial, el mundo no hubiese visto los movimientos totalitarios y autoritarios de la década de 1930, ni que decir de la segunda guerra mundial. Parece ser que en el presente depende en gran medida de las políticas que adopte EUA en cuestiones comerciales para ver qué actitud general adopta el mundo hacia el libre mercado en los meses y años venideros. Esperemos que los líderes de Washington tengan muy presente la historia del siglo XX para así, tomar las decisiones correctas para enfrentar de la mejor manera esta crisis económica. A final de cuentas, se ha visto en el pasado y en el presente que con el libre comercio muchos ganan, pocos pierden.

Fernando N. dijo...

Es cierto lo que expone el autor en su artículo. El mundo ya ha visto cómo es que con el cierre de fronteras al libre intercambio de bienes y servicios se provocan movimientos autoritarios y totalitarios. Es extremadamente probable qué, si desde un principio el Imperio Británico y los EUA no hubiesen abogado por el aumento de tarifas al terminar la Primera Guerra Mundial, el mundo no hubiese visto los movimientos totalitarios y autoritarios de la década de 1930, ni que decir de la segunda guerra mundial. Parece ser que en el presente depende en gran medida de las políticas que adopte EUA en cuestiones comerciales para ver qué actitud general adopta el mundo hacia el libre mercado en los meses y años venideros. Esperemos que los líderes de Washington tengan muy presente la historia del siglo XX para así, tomar las decisiones correctas para enfrentar de la mejor manera esta crisis económica. A final de cuentas, se ha visto en el pasado y en el presente que con el libre comercio muchos ganan, pocos pierden.

Anónimo dijo...

Saludos Fernando N. Mucho de las politicas del Presidente Obama estaran infliuida por la politica. Como alguien que ha estudiado Economia, reconoce que el Libre Comcercio es optimal, ya que maximiza el bienestar de la poblacion, a nivel macro. Pero, como politico, reconoce que los sindicatos (organized labor) facilito su triunfo, y que los Democratas neceistan los millones de dolares de los sindicatos (trabajando con George Soros) en las elecciones del 2010, sin adelantarnos al 2012 y su re-eleccion. Porque piensan que Obama ha indicado que desea facilitar el comercio con Cuba, pero hace una semana denosta la situacion en Colombia como pretexto para seguir oponiendose al tratado de libre comercio con Colombia, que Bush quiso que los Democratas ratificaran hace tres anos? Por la Politica. Castro es de la Izquuierda, mientras Uribe es un UltraDerechista elogiado por los Republicanos, pero odiado por los Democratas (yo no lo soporto). Fernando, tienes mucho razon en torno a lo que propicio la Primera y Segunda Guerra Mundial. Pero, te pregunto, EEUU hubiera sido el Poder que se convirtio si no hubiera sido que ese pais produjo todo lo que el Mundo necesitaba despues de WW2?.

Andrés Morales Ortiz dijo...

Nuevamente escribo este comentario porque al parecer el que escribí ayer domingo no llegó.

El rompimiento del compromiso con la liberalización del comercio por parte de la Administración de Obama facilita el camino para la proliferación de gobiernos de corte populista en latinoamerica y la emergencia de nuevos conflictos.

El mensaje que se leera en todos los círculos de poder latinoamericano es que Estados Unidos paga mal a sus aliados (el caso de Colombia) y que las medidas a emular son el cierre de fronteras y el fin del intercambio comercial.

Sin embargo, en este momento después de casi dos decádas de políticas "neoliberales" y de apertura económica en la región, las economías monoexportadoras de nuestros países parecen mal preparadas para autoabastecer adecuadamente a su población y de garantizar mejores estándares de calidad de vida con estas medidas.

Así los peligros que se corren no sólo estan relacionados con el abastecimiento de productos de la canasta básica, sino también con las disputas que se generarán como consecuencia de implementar medidas proteccionistas de manera unilateral.

No parece que el fin de el compromiso estadounidense (aunque sea solo en el discurso y timidamente en la práctica) con la globalización sea una medida con efectos beneficos en todo el continente americano.

Será esta la estocada final al experimento interdependentista Americano, se acabarán el pacto Andino y Mercosur?

Carolina Suarez dijo...

Como en todos los temas políticos, en términos de economía global, hay tensiones que superan la necesidad de buscar beneficios para la mayoría; por desgracia como siempre somos los países mas débiles los que resultamos mas afectados, a pesar de ser también los mas dispuestos a ceder. Como ya lo mencionaron en otro comentario, tal es el caso del TLC entre EE.UU. y Colombia, que ha sido sistemáticamente bloqueado por cuestiones electorales (en primera instancia) y políticas, sin tomar en cuenta los beneficios que para ambos países puede representar en términos comerciales y el fuerte desgaste diplomático en el que el país latinoamericano se ha visto inmerso.