martes, 24 de marzo de 2009

Proyección de Remesas en el Mundo por el BM: 2009

De acuerdo a una nota del Banco Mundial en su Blog People Move, Remittances expected to fall by 5 to 8 percent in 2009, presentan estimaciones actualizadas del flujo de remesas esperadas para el 2009



This decline in nominal dollar terms is small relative to the projected fall in private capital flows or official aid to developing countries. However, considering that officially recorded remittances registered double-digit annual growth in the past few years to reach an estimated $305 billion in 2008, an outright fall in the level of remittance flows as projected now will cause hardships in many poor countries.


Sabemos que las remesas han jugado un papel importante para muchos países en desarrollo, incluido México, en donde ha superado montos superiores a lo 20 mil millones de dólares anuales. Desde que inició la crisis, éste ha sido un tema de enorme preocupación, ya que no sólo tiene efectos macroeconómicos al reducirse una fuente de flujos de capital foráneo, sino que adicionalmente tiene importantes efectos micro en las regiones y poblaciones altamente receptoras de estos recursos, y en sus familias.

2 comentarios:

Nancy Vivar dijo...

Lo interesante de analizar es la relación que guarda este tema con las proyecciones de desempleo que tenían los gobiernos como resultado de la expulsión de mano de obra de Estados Unidos.

A la luz de la presente crisis y de acuerdo a lo que dice este artículo, la reducción de remesas a países como México en efecto implicará una reducción de recursos para el país, afectando además la economía de regiones altamente dependientes de estos recursos. No obstante, me da la impresión de que las autoridades mexicanas parecían en un principio más preocupadas por el desempleo que se generaría con un eventual regreso de mano de obra al país.

Oscar Callejo dijo...

Alguna vez un profesor-investigador del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana, me dijo que la única respuesta que encontraba al hecho de que México hubiera cruzado la línea del caos (entendiendo esta como el colapso del sistema político, el modelo económico y el entono social) una y otra vez durante los últimos 40 años; es que logramos exportar tensión social y a cambio recibimos dinero. Sin duda se trata de una solución muy efectiva, pero también poco controlable para México.

Año con año, la participación que tenían las remesas en la economía se hizo más importante, al grado de llegar a ser hace algunos años la mayor fuente ingreso para el país.

Aunque hoy son son la fuente más grande, si es de las principales. No obstante, ante el escenario de recesión económica, tienen mayor relevancia por la forma en la que impactan en otros sectores de la economía y en la que pueden acrecentar algunos problemas.

La situación en Estados Unidos se ha agravado, hoy tiene la misma tsasn de desempleo que en 1983, llegando al 8.7%. Esto desde luego a quien afecta primero es a los trabajadores migrantes.

Tenemos Estados con tasas de expulsión enormes: Michoacán, Zacatecas, Oaxaca, Puebla y Guerrero, que también resultan ser los que cuentan con las regiones más pobres y marginadas del país. Y ante el crecimiento del desempleo a nivel nacional, se encuentran sin capacidad instalada para recibir a los migrantes que regresan (paradójicamente) por mejores oportunidades de trabajo. Así tampoco con un mercado que pueda solucionarlo rápidamente.

Los resultados son poco alentadores, porque los Gobiernos locales han solicitado el apoyo de la Federación en virtud del desmedido incremento de la economía informal y el posible incremento de actividades ilícitas.

La proyección de laa remesas toman relevancia por dos razones fundamentales: 1) la falta de ingresos para el país, porque disminuye la participación en la economía, 2) el incremento del desempleo ante el eventual regreso de los migrantes.

Es posible que nos acostumbramos a sortear las crisis liberando tensión social y consiguiendo una fuente de ingreso importante. Pero hoy ante una recesión global, la economía asume una nueva carga y la sociedad una problemática a resolver.

En el largo plazo se ajustará a un punto de equilibrio, la tasa de desmpleo va a disminuir en México y en Estados Unidos, así también, tendremos mayores ingresos. No osbtante, una vez más nos queda la reflexión de que hacer ante una contingencia que afecta una fuente de ingreso que estabamos acostumbrados a tener, pero que no depende de nosotros.