miércoles, 10 de abril de 2013

reforma al Sistema de Salud en México

Mi columna, Tintero Económico, que se publica hoy en el Universal

30 comentarios:

Anónimo dijo...

Es importante que la actual administración por lo menos continúe con algunas de las medidas que el pasado gobierno implementó para resolver los problemas en el sector salud como fue la inclusión de economistas especializados en salud, así como la promoción de programas de posgrado enfocados en ambas áreas.

Jesús Elias Ruiz

Gustavo Hernández dijo...

¿Cómo tener buenos servicios de salud cuando las instituciones de seguridad social son parte de negociaciones políticas? ¿Cómo asistir a la población cuando millones de pesos son malgastados, saqueando los presupuestos?
El país necesita respetar y hacer respetar la ley. Para mejorar los servicios de salud, hay que conceder incentivos: a los administradores, para que ejecuten bien su función; a los médicos, que atiendan dignamente a sus pacientes; al personal de los hospitales y clínicas, para que su compromiso sea con los derechohabientes. Sin embargo, cada uno es responsable de sus acciones.
Esta "conciencia" no requiere de leyes. Las decisiones, en su nível mínimo, son individuales.

Anónimo dijo...

Por supuesto, desde el siglo XIX la seguridad social ha tenido una función vital como válvula de escape a las revoluciones. Si bien es cierto que ha mejorado, también es cierto que, además de ser autosustentable, debe ser eficiente, pues como la mayoría de los servicios estatales son ineficientes por no tener incentivos para ser competitivos. Por último, en efecto los costos van a aumenta,al menos así lo muestran las estadísticas en aumento de los
diabetos, por decir uno. Es una tarea nada fácil y que va tomar varios años, así que a observar, reflexionar y criticar.

David Morales Ruiz

Anónimo dijo...

De las reformas que se están o se quieren llevar a cabo en el país, una reforma al sistema nacional de salud me parece sin duda importante. Ya que no es únicamente una preocupación por la universalidad de este sistema, sino que se estaría preocupando por la salud y prevención de los mexicanos y por consiguiente en un mejor desempeño de los individuos debido a un mejor nivel de salud.

Diana Itzel Colín Astudillo

Anónimo dijo...

Comparto la preocupación por los problemas nacionales en cuanto al servicio de salud. Sin embargo, comparto el punto de vista de Gustavo, es solo una de las diferentes vertientes del problema de falta de fortaleza de nuestras instituciones.

Carlos Aguilar H.

Anónimo dijo...

En la actualidad las instituciones de salud no reflejan para los ciudadanos una institución en donde se sientan confiados para asistir. Debido a todos los problemas en los cuales han estado involucrados. Ademas de que no tienen los recursos necesarios para hacer de la mejor forma su trabajo. Aunque es importante resaltar que el gobierno ha tratado de aumentar la seguridad social de la población, con servicios de calidad es un trabajo muy difícil en donde están metidos muchos intereses tanto políticos como económicos.
Alejandro Jonathan Cruz Martínez

Anónimo dijo...

La salud es un derecho, sin embargo, nuestro país esta lejos de poder satisfacer este derecho de manera adecuada. El garantizar un servicio de salud eficiente, no es un problema sencillo. Para garantizar un buen servicio, primero debemos acabar con un problema que aqueja a la sociedad mexicana, la corrupción. Si se logra reducir la corrupción, los recursos podrán llegar de manera íntegra y junto con las reformas necesarias al sector salud, estaremos más cerca de un mejor servicio de salud.

Diego Balam Sánchez Espinosa

Anónimo dijo...

Opino igual que algunos de mis compañeros. Es importante que se comience a hacer algo por incentivar a los médicos y demás trabajadores. Ya que muchas veces su falta de interés desemboca en terribles consecuencias.

Rebeca Rodríguez Benavides

Anónimo dijo...

Consideró que el tema de salud tiene series tintes de economía normativa. ya que, se trata de responder a la pregunta ¿Quién merece salud? La respuesta optimista sería todos merecen salud ¿y quién la paga? El estado pero no todos están dentro de la economía formal. En dado caso se creo el seguro popular para ayudar a aquellos fuera de la economía formal. Además, mejorar la calidad de vida los que si contribuyen. La reforma de salud debe ser estructural y teniendo enfoque en los problemas más cotidianos.
Carlos Aranda

Anónimo dijo...

Me parece que el tema de salud es sin duda de los más importantes en el que debe de centrarse nuestra atención. Si bien es cierto que existen diversos programas como el Seguro Popular e instituciones de salud como el IMSS o ISSSTE, también es cierto que el servicio de dichas instituciones en la mayoría de los casos llega a ser deficiente por no decir pésimo. Es por eso que las autoridades correspondientes debe centrarse no sólo en la existencia de este tipo de instituciones, sino en lo más importante que es el servicio que éstas proporcionan a la población. El hecho de que las consultas, medicinas y todo lo que estas instituciones proporcionan sean baratas en comparación con instituciones privadas, no significa que el servicio de salud deba ser malo.

Cristina Linares Pavón

Anónimo dijo...

Sin duda, es imperante la existencia de un SNS, sin embargo, no es suficiente con que exista, sino que debe ser funcional y además económicamente sustentable. En la actualidad, existen deficiencias en el funcionamiento de nuestro SNS que merman tanto a la economía nacional como a la población. Es necesaria una renovación de este órgano gubernamental ya que es vital para el buen funcionamiento del Estado.

Luis Stack

Anónimo dijo...

Concuerdo con usted que los servicios de salud y las instituciones responsables de otorgar este servicio no tienen un control de calidad alto. A esto debemos agregar que el gobierno quiere implementar medidas políticas para legitimidad su gobierno a tráves de seguros generalizados, sin un aumento en los impuestos. Esto podrá traer como consecuencia que el servicio empeore.

Raquel Yunoen Badillo Salas

Constanza Castro dijo...

Una de las funciones vitales de un estado es la de el bienestar común, siendo el acceso a la salud una de sus vertientes. La incapacidad del estado mexicano para proporcionar este servicio de manera efectiva, equitativa y universal es sólo un reflejo de su poco poder infraestructural. Las instituciones y reglas que regulan al sistema de salud deben ser reformadas para lograr un cambio sustancial. Estas reformas deben de ser en pos de un sistema eficaz pero que sea autosuficiente.

Anónimo dijo...

Creo que es un tema al que no se le da tanta prioridad en la agenda de reformas, puesto que no es tan mediático como puede llegar a ser la enérgetica o las telecomunicaciones. Sin embargo, es buen indicio los cambios en la dirección del SNS, esperemos que den resultados efectivos.

RANGEL Elias

Anónimo dijo...

En México existe un sector salud ineficiente, incapaz de resolver los problemas inmediatos de las personas, por eso es necesario que la inversión por parte del Estado se incremente para poder ofrecer mejores servicios de salud pública y una atención inmediata a los ciudadanos. Por otra parte, los procesos burocráticos dentro de las instituciones de salud pública deben ser aligerados para tener una atención más rápida.

La corrupción es un problema que afecta todos los ámbitos. Las instituciones de salud mexicanas funcionan con base en influencias, y la gente que no conoce a ningún médico dentro de este sistema simplemente tiene que esperar a que le llegue su turno. En el SNS debe realizarse un monitoreo constante por parte de una autoridad ajena al ámbito de la salud para evitar situaciones como éstas.

Jorge Arturo Guerrero García

Anónimo dijo...

La deficiencia del servicio de salud en México es innegable, sin embargo, hay avances visibles en la cobertura universal. En mi opinión, por un lado, creo que es importante recalcar que la naturaleza del Seguro Popular es atender al grueso de la población que no tiene acceso a seguridad social y que en su mayoría es gente que forma parte de la economía informal. Por otro lado, sin duda es importante una reforma que brinde mejoras en el servicio, en la calidad y que estas mejoras sean acompañadas de programas de prevención.

Mariana Robles

Bárbara Sales dijo...

Por supuesto que los servicios de seguridad social son esenciales. Sin embargo, las reformas son vitales para incrementar la eficiencia. Entre ellas, una de las cosas a mejorar son las prestaciones a sus trabajadores, como la jubilación a una edad relativamente temprana cuando los doctores podrían seguir prestando sus servicios por lo menos por una década más.
Este tipo de factores son los que propician el descontento social y generan ineficacia e improductividad, pues se pierde fuerza de trabajo innecesariamente.

Anónimo dijo...

Es evidente que los problemas de salud en la sociedad están aumentando considerablemente debido a factores que son producto de la modernidad tales como la comida enlatada y los productos transgénicos. Considero relevante que la nueva administración tome cartas en el asunto puesto que es un tema que le compete. Hoy en día el Sistema Nacional de Salud es ineficiente y, eventualmente, la demanda de este servicio aumentará en cantidades significativas.

Ana Belén Bárcenas Jiménez

Anónimo dijo...

La nueva administración ha dado muchos mensajes para transmitir sus buenas intenciones hacia todos los sectores, la salud no es una excepción. Esperemos que no se queden en eso, meras intenciones.

Alejandra Retana B.

Anónimo dijo...

Desafortunadamente, el porcentaje de la población que está cubierta por el ISSSTE, el IMSS y la SSA reciben servicios deficientes. El Seguro Popular funciona para la población más desprotegida, pero únicamente en las grandes ciudades. En el resto del país no funciona. Es importante recordad la escases de recursos humanos y materiales que presentan los hospitales del estado de primero, segundo y tercer nivel, lo cual les impide atender eficientemente a los pacientes.

Hilda Melgoza

Anónimo dijo...

La demanda de un mejor funcionamiento y efectividad por parte de autoridades y ciudadanos hacía las instituciones encargadas de la seguridad social, incluidos los servicios de salud, es un tema que debería ser primordial en la agenda política actual. Es importante reconocer que nuestro sistema de salud es ineficiente en todos los aspectos, tanto en la oferta de éstos, como las limitaciones con las que cuenta, las cuales no satisfacen las necesidades básicas de los ciudadanos. El hecho de que exista un importante exceso de demanda crea oportunidad para las empresas privadas de elevar sus precios, provocando que los ciudadanos se vean en la necesidad de aceptarlos aunque éstos sean excesivos y afecten sus economías. Lo anterior debe ser considerado por el Estado como una situación relevante, ya que no está brindando la seguridad a sus ciudadanos, el cual es su principal deber.

Ximena Fuentes Díaz

Anónimo dijo...

Por lo general, las personas que carecen de acceso al sistema público de salud o el servicio de salud que reciben es muy deficiente son las personas de escasos recursos. Esta situación, además de las causas comentadas, también es generada por la centralización de los sistemas de salud. Es decir, tenemos centros de salud pequeños en comunidades marginales pero los grandes centros de salud están fuera de su alcance. Un aspecto que debe de considerar la reforma al sistema público de salud, en materia del acceso efectivo a toda la población, es la re-ubicación de los centros de salud o construcción de nuevos para que el acceso sea mayor.

David Blanc Murguía

Anónimo dijo...

El derecho a la salud y su universalidad es una cuestión importante que no debe dejarse a un lado. Es deber de los políticos impulsar reformas y reforzar las instituciones ya establecidas. Como usted lo mencionó, se han hecho avances para que la salud llegue cada vez a más ciudadanos, sin embargo, la universalidad no siempre significa eficacia. El reto principal es igualarlas. Este tipo de reformas no son de las que se aplican y ya, son un proceso que debe continuar para mejorar el sistema de salud.

María Emilia Escamilla Eguiluz

Anónimo dijo...

Considero necesaria la cobertura de salud pública a la población en general. No obstante, habría que redefinir el aspecto financiero ya que, en primer lugar, los servicios de IMSS, ISSSTE o PEMEX dados a la población en general son ineficientes y muchas veces el servicio deja mucho qué desear. En segundo lugar, los impuestos que la ciudadanía paga y que van destinados al Seguro Popular no se ven reflejados de manera sustancial si hay un 25% de la población que aún no goza de los beneficios de este programa social. Sin lugar a dudas, el problema a discutir es el presupuesto a largo plazo destinado al SNS.
Martha Ruth Arévalo.

Anónimo dijo...

Considero que se debe poner mayo atención en la calidad del servicio, antes de querer aumentar el número de personas dentro del SNS.
En mi opinión, también habría que poner especial atención en las escuelas para que tanto padres como hijos tengan acceso a suficiente información que les permita llevar una vida más saludable, tanto en actividad física como en información nutricional.
Aunque también existe el problema de las poblaciones más pobres del país que no tienen que comer, y así es com los niños tienen un desarrollo deficiente, lo cual no sólo los afecta a ellos, sino a toda la población en general. Como vamos a tener a niños con buena capacidad cerebral si no tuvieron los nutrientes necesarios, o como querer a personas sanas en el empleo si por las enfermedades provenientes de la obesidad, deben permanecer más tiempo en hospitales que en el empleo.
Nadia Correa.

Anónimo dijo...

De lo más destacado es que cuando una familia enfrenta una situación inesperada grave, ello puede significar el colapso económico de las personas. Este es el mayor síntoma de la ineficiencia e inequidad del SNS porque, en efecto, no es de acceso universal. Todos los ciudadanos merecemos servicios de salud de calidad y, en cuanto a aquellos que viven en la informalidad, debe vigilarse la aplicación de la ley en México pero, de ninguna manera limitar su derecho a la salud.

Tania Fernanda Calvillo Gómez

Anónimo dijo...

Coincido en que se necesita una reforma al sistema de salud en México. Si bien, contamos con institutos de salud a nivel nacional, muchos de ellos están centralizados en las ciudades y exluyendo a las comunidades rurales. También, es importante mencionar las carencias económicas y de medicinas que cuentan los centros de salud ya existentes. La reforma al sistema de salud debe hacerse de manera profunda, tratando de poner trabas y eliminar las practicas clientelares que se dan con programas de vacunación, de de obtención de medicamentos, etc.
Berta Díaz

Anónimo dijo...

La institución encargada de la salud en México, como otras instituciones en nuestro país, necesita ser reformada. Es cierto que ha mejorado, pero es claro que no lo suficiente como para satisfacer la gran demanda de la población. En general los servicios de salud publica son utilizados por población de escasos recursos y clase media, la cual es la mayoría en nuestro país. El índice de nivel socio-económico y su elevada proporción de entrada indica que se debe dar prioridad a éste ámbito e invertir lo necesario para proteger el derecho a la salud de toda la población. Un derecho básico e inalienable que de no ser tomado en cuenta de la forma en que se necesita, podría traer muchos estragos a futuro. Los factores que moldean a la sociedad experimentan cambios que afectan de manera directa e indirecta otros factores. Es decir, cualquier afectación en el sector salud, repercute en ámbitos como el económico, el social y el político.

Luisa Fernanda Favela Pérez

Anónimo dijo...

Efectivamente la descentralización le cuesta mucho al Sistema Nacional de Salud. Eso, y otros factores como la corrupción, terminan mermando el funcionamiento de la institución.
Desde luego que la lucha contra la corrupción es una tarea obligada que ni siquiera tendría que ser discutida. Sin embargo, la unificación (o al menos una vinculación más profunda) de los distintos organismos sí es algo sobre lo que se podría trabajar. Un ejemplo reciente de ello fue la propuesta para emitir un expediente clínico universal que ahorraría buena cantidad de dinero a los hospitales de cada institución.

Guillermo Rodríguez García

Anónimo dijo...

Es de vital importancia las reformas en el sector salud, ya que nuestra población va cambiando. La población en México, en el largo plazo, tendrá una cantidad de adultos con edad avanzada. Este tipo de población es más propensa a distintos tipos de enfermedades, es por eso que se necesitan reforma efectivas para el futuro.
Aldo Abarca.