miércoles, 26 de octubre de 2011

Reflexión Sobre el Crecimiento Caótico de la Ciudad

Mi columna, Tintero Económico, que se publica hoy en el Universal


TWITTER @favillagomez

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que ya estamos recibiendo las consecuencias del crecimiento urbano anárquico, el mas común es el transito lento en las vialidades de la ciudad. Coincido que este problema tiene diversas causas, una que me parece importante es la constante inmigración de provincia por las oportunidades laborales sumada a la incompetencia de las autoridades para implementar políticas de urbanización adecuadas.

Abraham Mendoza Loaiza

Carlos A. López Morales dijo...

Ojalá pronto cobremos la ineptitud en las urnas. Mi visión es más pesimista. La ciudad es invivible ya. Y acaso discrepo un poco sobre lo "natural" del crecimiento de una urbe como ésta. Hace mucho, muchísimo, que esta ciudad debió de limitar su crecimiento. Pero seguimos expandiendo con inútiles segundos pisos y vialidades, alimentando un irracional culto al auto. Por allí (en la AER si mi memoria no me falla)hay estudios mostrando la causalidad directa: mayor superficie pavimentada lleva a mayor parque vehícular que la saturará eventualmente. Así que ahora tendremos tráfico arriba y abajo de los segundos pisos, como ya ocurre ocasionalmente. En esta ciudad la tragedia es total: la del espacio público, la de los comunes, la del transporte público, la política, la vial, la hidráhulica...

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que el crecimiento urbano de la ciudad ha aumentado. Sin embargo, no creo que sea del todo anárquico, porque a fin de cuentas mantiene un cierto orden social y altera otro (que es el tránsito en general) con permisos "gubernamentales". Deberíamos de tomar en cuenta todo las preguntas al final de la nota, aquellos que votaremos en la siguiente elección y reflexionar sobre las acciones cometidas, si representan una "mejora social e infraestructural" o una pantalla que refleja los deseos de poder de un grupo de personas.

Danae Hernández Cortés.

Gabriela dijo...

Muy interesante la columna de hoy. Creo que la definición de crecimiento urbano anárquico describe perfectamente la situación en la que nuestra ciudad se encuentra. Desde mi punto de vista, la parte crítica de este fenómeno es que los nosotros mismos como ciudadanos no somos capaces de exigir el crecimiento urbano que merecemos. Estoy totalmente de acuerdo que el marco legal y la corrupción son la traba de la exigencia. Sin embargo, es triste que cada vez los ciudadanos de esta ciudad nos acostumbramos más a este tipo de vida lleno de caos.
Gabriela Márquez

Anónimo dijo...

Yo vivo en Naucalpan y he tenido la oportunidad de ver como previo a las elecciones se decide arreglar las calles, tapar uno que otro bache y aparentar que el gobierno en turno es eficiente. A pesar de la corrupción y de todos los intereses negativos que respaldan estas acciones, considero que al final traen consecuencias positivas que benefician a la sociedad. Independientemente del tránsito que se vive en cualquier parte de la zona metropolitana, yo diría que la construcción de viviendas resulta favorable, aunque reconozco que se deberían evaluar a detalle los lugares y la manera de hacerlo para poder minimizar efectos perjudiciales.
Saludos profesor.
Carolina Rivas Herrera

Anónimo dijo...

Creo que esta ciudad debería dejar de conceder permisos para las construcciones de diferentes obras, para así promover la descentralización que tanto necesita el país para desarrollar la vida económica de muchos estados de la República. Sé que la demanda para la construcción de distintas obras en la ciudad es muy grande, pero el gobierno necesita pensar a largo plazo porque esta ciudad no soportaría más obras de este tipo, que a su vez incitan a un mayor número de personas a habitar esta ciudad.
Alayn González

Lizet Alejandra dijo...

Yo creo que la urbanización no planeada correctamente y no controlada es un tema muy delicado. Son importantes las implicaciones negativas que este crecimiento sin planeación tiene en el turismo y en la ineficiencia de los servicios que se prestan en la ciudad. También afecta la calidad de vida de la población: el "stress" que diariamente experimentan los habitantes de esta ciudad contribuye al mal desempeño de los trabajadores, estudiantes, amas de casa, etc. Lo que a su vez afecta de forma directa a la economía.

Sin embargo, como tantas cosas en México, muchas obras urbanas se hacen "al ahi se va". Y creo que no es un problema exclusivo de la Ciudad de México, en muchas ciudades del país se vive la misma situación y tal parece que no hay suficientes arquitectos, ingenieros y economistas en el país como para prevenir o corregir esta situación tan agobiante.

Anónimo dijo...

Creo que es muy difícil que se refleje en las urnas esta irresponsabilidad porque es visto como un crecimiento normal de la ciudad. Es trabajo del gobierno que se distribuyan las obras y solo se aprueben las que cumplan con un reglamento. Que estas obras sean en épocas electorales se presta para que pensemos en corrupción.

Sergio Aaron Moysen Pedraza

Ana Karen Martinez dijo...

El crecimiento urbano caótico del DF es visible. La gente que viene de provincia, como es mi caso, lo puede verificar con venir de visita un sólo día y pasar a las horas pico por alguna avenida principal de la ciudad.
Coincido en que las autoridades correspondientes deben responder a los intereses comunes y procurar el bien general y no el de los particulares pues de lo contrario evidencian su ineptitud y dan razones para que pueda acusárseles de corruptas.
Ana Karen Martínez Garza

Anónimo dijo...

Siempre me ha gustado la idea de que con la inversión en infraestructura y educación se puede propulsar la economía, pero me doy cuenta de las barreras burocráticas, influidas por la corrupción en México, en particular porque puedo comparar el D.F con Beijing. Ambas ciudades se están expandiendo, pero en Beijing, además de que las construcciones son más rápidas,no hay tantos problemas de organización como en México. Creo que la razón central detrás de esta diferencia es que las medidas contra la corrupción son extremadamente severas y si, como empresario, buscas continuar construyendo, entonces es más benéfico actuar bajo la ley. Así pues, el reto será o mejorar los incentivos gubernamentales para disminuir la corrupción o fortalecer el sistema judicial o la educación. No obstante, la realización de cualquiera de estas propuestas es demasiado optimista.

Andrea Miranda González

Rodrigo V. dijo...

Ante esta situación vale la pena compararnos con otros países. Por ejemplo, en China tiene planeación, con maquetas, planos, etc. de la expansión de la ciudad de Shangai hasta el 2050. Es decir, ya tienen planeada la ciudad, en lugares donde hoy son sembradíos. Mientras en la Ciudad de México existen lugares que siguen teniendo calles tamaño carreta. En la zona de Santa Fe es terrible ir como peatón, pues no existen pasos peatonales (y cuando los hay nadie los respeta) ni puentes, además de que hay partes donde la banqueta desaparece. También, esta columna me hace recordar las múltiples reparaciones del metrobus, ejemplo de ello es que remodelaron las estaciones de metrobus en el tramo de Doctor Gálvez al Caminero (prácticamente las destruyeron para volverlas a levantar) después de poco de haberlas inaugurado, "para hacerlas más modernas", pero dudo que la tecnología haya cambiado en unos meses.

Anónimo dijo...

El crecimiento de la ciudad es bueno, pero debería de ser controlado para tratar de disminuir los problemas. Uno de esos problemas es el caos vial, que se intensifica debido a las diferentes obras en todo el D. F. En la ciudad todo el tiempo están realizando obras y algunas son de mala calidad que después de un tiempo es necesitan repararse lo que nos vuelve al mismo problema. Ademas de controlar las construcciones debería de regularse la calidad de estas.

Carlos Jimenez

Mario Enrique dijo...

Creo que uno de los principales problemas del caos vial que quizá no se estudia es la inmensa cantidad de horas perdidas. Si estas horas se pudieran utilizar en actividades productivas o, simplemente, en el ocio de los capitalinos gracias a vialidades eficientes el nivel de vida en la ciudad sería mejor.
Saludos,
Mario Enrique

o dijo...

El crecimiento urbano anárquico esta generando una gran externalidad negativa en la sociedad y esta aumentando el costo de oportunidad de las personas. Claramente esto tiene un impacto negativo en la sociedad en general. Poco se puede hacer si esta política de crecimiento anárquico por parte de nuestros "grandes pensadores" polítcos no cambia, puesto que la gente no esta dispuesta a abandonar la ciudad, así como establece Carlos Monsiváis en su libro "Los Rituales del Caos"(1995):"[P]ese a los desastres veinte millones de personas no renuncian a la ciudad y al Valle de México, porque no hay otro sitio a donde quieran ir y, en rigor, no hay otro sitio a donde puedan ir". La gente se ha acostumbrado al crecimiento caótico de la ciudad, e ilusamente creen que en algún momento esta situación se va a resolver por si sola. Respondiendo a su pregunta, si creo que vamos a sufrir serias consecuencias y repercusiones por este crecimiento "des-estructurado" y por nuestra falta de interés por corregir el problema.
Gabriel Fernández Martínez

Anónimo dijo...

Nos podemos percatar que siempre se planean obras de infraestructuras previas a las elecciones, y el problema no recae en que sean previas a las elecciones sino que no hay una correcta planeación que tenga solo consecuencias positivas.
Sin embargo, también la población está en constante crecimiento, se requiere de esta infraestructura o de planes que controlen el crecimiento para que no sea del todo anárquico.
Saludos
María Fernanda Porras

itzel rocío dijo...

Al paso que vamos, pronto la ciudad de México se convertirá en un laberinto debido a la falta de planeación. Además de las obras "autorizadas" es necesario considerar también a los cientos de paracaidistas que viven en las orillas de la ciudad y que se suman a los problemas de la mala planeación urbana.

Anónimo dijo...

Uno de los múltiples problemas del D.F. El crecimiento sin una correcta planeación. Esto es un problema muy grave debido a que la ciudad se encuentra saturada de gente. El hecho de fomentar y habilitar que más gente resida en el D.F. es un acto de irresponsabilidad por parte de los funcionarios. Hoy, el tránsito genera caos, mañana la ciudad será intransitable.

Jonas Yael López Niño

Anónimo dijo...

Tiene toda la razón profesor, cuando menciona negligencia en la planeación de obras públicas.

Estaba pensando que la ampliación de la carretera que pasa por el CIDE tiene costos no explícitos de al menos 900'000 de pesos diarios:

15'000 afectados * 1 hora más de transporte * $60 costo de oportunidad por hora = 900'000

Estos se podrían minimizar contratando más trabajadores, costo que sería muy inferior a 27 millones de pesos mensuales (costo del tráfico). En fin, espero que la sociedad civil presione a sus servidores públicos.

José Andrés Jurado

Anónimo dijo...

Coincido con la reflexión del Dr. Villagómez, porque desde todos los puntos de vista, el crecimiento urbano sin planificación conjunta con otras áreas (crecimiento demográfico, económico) redunda en el caos y la anarquía, y me gustaría agregar que no sólo debemos pensar en las consecuencias que vivimos los residentes de la gran ciudad de México, o en analizar si son o no los políticos los que toman las decisiones que nos afectan en las coyunturas que quieren aprovechar con dobles intenciones, sino en cómo resolver estos problemas, ya que en número y en capacidades, en tanto que población afectada, tenemos potencialmente la capacidad de emitir nuestra opinión, y ejercer nuestro derecho a diferir de opinión, fundamentado con los análisis que los especialistas puedan realizar. Los estudios de urbanismo involucran proyecciones de población con el consecuente crecimiento económico y todo lo que involucra. Permitir que tales estudios se realicen, financiarlos, analizarlos y difundirlos, serían los primeros pasos para crear conciencia en la población, para determinar la pertinencia y la dirección de estas "adecuaciones" a la ciudad. Un ejemplo muy cercano a mí, que parecía ser un logro de la comunicación de zonas comerciales y empresariales, como lo fue la construcción de los famosos puentes de Santa Fe, han generado muchos más problemas que beneficios, uno de los más importantes ha sido la invasión de toda la zona ecológica que atravezaban los puentes, y que en un lapso muy breve, están desapareciendo por la construcción de grandes complejos de vivienda, que además de desaparecer estos pulmones naturales, afectan la vialidad de la zona.

Seiji Julián Pérez Schimidzu

Anónimo dijo...

Es claro que el DF esta sufriendo del crecimiento acelerado. Resulta preocupante que las autoridades sigan autorizando el cambio de uso de suelo para construir mas casas y complejos departamentales. Lo que no contemplan cuando toman sus decisiones es el aumento de contaminación y de trafico que ocurrirá. Considero que este problema persistirá hasta que la población ponga un alto a estas acciones.

Elena Durazo Watanabe

Anónimo dijo...

Ademas de que estamos viviendo esta ineficiencia y podemos sentirla directamente y a mi me gustaria mencionar aquellas cosas que no podemos percibir tan facilmente como ese impacto economico que si bien en un futuro puede beneficiarnos, actualmente es lo contrario con el entorpecimiento de logistica en vias rapidas y obstruccion a los flujos de personas, concuerdo con usted me estimado profesor y creo que seria un muy buen debate el que hacer para evitar este tipo de circunstancias.

JORGE ALBERTO ALVAREZ VAZQUEZ