miércoles, 25 de mayo de 2011

Criterios en la Elección en el FMI

Acceder a mi columna, Tintero Económico, que se publica hoy en el Universal

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Coincido con el hecho que el nuevo dirigente del Fondo Monetario sea alguien capaz de leer el panorama internacional. Es necesario que la cara de los organismos internacionales sea otra, pues ya no nos estamos enfrentando a un sistema internacional unipolar, sino a uno multipolar, en donde cada vez más Estados se posicionan como líderes en temas de política, economía y sociedad. Por tanto, es menester que el quien sea el elegido para representar al Fondo Monetario tenga una actitud de apertura, de tolerancia, que sea proactivo y, por supuesto, que tenga la suficiente experiencia y gran capacidad de reacción para poder responder eficientemente ante una crisis.

Paulina Moreno García

Anónimo dijo...

Creo que un presidente de una potencia emergente o una mujer seria un buen comienzo para dar una mayor apertura al FMI. Sin embargo, conicido con que ese enfoque de la discusion no es el de mayor importancia puesto que lo que se necesita es un presidente que conosca la sisutacion actual del sistema internacional, la entienda y este dispuesto a actuar en favor de todas las regiones no solo de las que esta represente. Ademas, debe de darse continuidad a la apertura de debate y critica que se tenia con el presidente anterior creo que estas son las cuestioens claves a analizar para poder decidir quien tomará el mando.
Majo gg

Anónimo dijo...

A pesar de que idealmente el nuevo dirigente del Fondo debiera ser una persona capaz de entender y permitir nuevas corrientes al ámbito internacional y provenir de una economía emergente, son muchos los incentivos para seguir eligiendo a un europeo dada la situación actual por la que están pasando los países parte del euro y en mayor peso los países con altos niveles de deuda como Grecia, Irlanda y Portugal. Al final no queda más que esperar que los encargados de elegir al nuevo mandatario se basen más en términos normativos de acuerdo a lo que la situación mundial requiere.

Hegel R

Ramón dijo...

Pues obvio que Merkel quiere a un candidato Europeo. Lo dijiste muy bien con lo de que a ellos les fue mucho mejor que a nosotros cuando estuvimos en crisis. Estaría muy bien que fuera Carstens, sobre todo con eso de que México va a presidir el G-20 el siguiente año, pero la verdad sí la veo difícil.

Sandra dijo...

Creo que la elección del nuevo director del FMI debe ser elegido, no por su nacionalidad ni por su sexo, sino por los méritos y su capacidad para enfrentar problemas económicos internacionales. En cuanto a que fuera o no europeo, el que no lo sea no quiere decir que no esté al tanto de lo que ocurre en Europa y menos aún que esté apto o no para contrarrestar los efectos de una crisis en esa región. Realmente no veo una verdadera razón por la cual el director del FMI pueda ser de otra parte del mundo. THALIA ESPAÑA

Anónimo dijo...

Como se señala en el artículo sería conveniente elegir un Director del FMI de América Latina, Asia o África incluso cuando sabemos la importancia de la institución en estos países y la influencia sobre la política económica. Artículo muestra también la influencia de Blanchard en la ruta tomada por el FMI, este último mostró el control de la inflación como una de las prioridades del FMI, la reestructuración de Europa será de hecho una misión por el FMI para satisfacer las economías endeudadas y frenar la inflación en Francia y Alemania. Inflación resultante de la aumentación de las materias primerias y el aumento de los impuestos y tasas sobre consumo recomendadas por el FMI, creo que los próximos años serán necesario una "devaluación interna", es decir, una disminución fue el Interior de los precios del consumo del país y los impuestos sin modificar el tipo de cambio.

Oliver dijo...

Las cualidades del que dirija al FMI no están en el debate y eso me parece hasta cierto punto triste no porque los candidatos carezcan de condiciones sino porque esto pasa a segundo plano; ya que estamos hablando de un organismo internacional que debería de tener hasta cierto punto un criterio mas incluyente. Sobre todo con los últimos reportes de crecimiento internacional en donde la economía internacional se ha recuperado gracias al rápido repunte de economías emergentes. Lo anterior no quiere decir que se deba escoger a Carstens por ser emergente sino que lo que se debe evaluar es la capacidad de los candidatos y después ubicarlos en el contexto internacional. Claro esto si suponemos cierta autonomía por parte del FMI ante las decisiones de los europeos que ya han respaldado a su candidata favorita. Es mas con las declaraciones de Ángel Gurría, sobre la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, parece que nos quedaremos con Carstens en el banco y tendremos a una mujer muy capaz en el fondo.

Anónimo dijo...

Mientras que Estados Unidos y los Europeos sean los mayores aportadores de recursos financieros a esta institución, sus intereses serán los que mayoritariamente se vean reflejados y si la crisis europea es lo más preocupante en este momento entonces Lagarde será la elegida, aún más si China ya apoya la moción.
José Luis Rangel

Anónimo dijo...

Me parece increíble que una institución que obliga a los países que le piden prestado a poner en práctica medidas de transparencia y eficiencia elija a su director mediante un proceso que viola esos mismos principios.
Por otra parte, considero que el apoyo de potencias como China a Lagarde incrementa considerablemente sus probabilidades para ser elegida como la nueva directora del FMI.
Estefanía C.

Anónimo dijo...

Estoy completamente de acuerdo en que el nuevo director del fondo debe ser una persona que tenga un amplio conocimiento del estado actual de la economía internacional. Sin embargo, creo que es necesario ejercer mayor presión sobre el organismo, dado que su reforma es necesaria y urgente para que la economía internacional se desarrolle de forma apropiada. Con esto mente, sea quien sea el nuevo líder del FMI es necesario que éste impulse la reestructuración del organismo.

Luis Enrique Tierrablanca

Anónimo dijo...

Nuevamente volvemos a confirmar que los países en vías de desarrollo son los más marginados en relación con la toma de decisiones de la economía global. Las declaraciones de la canciller alemana, Angela Merkel, evidencian una penetración política de intereses en un tema económico de escala internacional. Me llama la atención los intereses europeos de mantener la dirección del FMI para continuar con prestamos benevolentes hacia Portugal, Grecia e Irlanda para que éstos puedan reestructurar su deuda soberana. Los argumentos esgrimidos por Merkel carecen de sustento, ya que las razones por las cuales respaldan a un director europeo, giran en el sentido de minimizar los costos que les ha generado el colapso de las economías más frágiles en Europa. El argumento de Merkel se puede traducir a que cualquier economía en problemas debe tener a un ciudadano suyo al frente de un organismo internacional, ya que esta persona está más familiarizada con el problema y, por ende, será más hábil en solucionarlo. Sobre esta base (sarcasmo), propongamos a García Luna como director de la Interpol, ya que él está familiarizado con casos extremos de violencia y tiene la capacidad de mejorar la seguridad internacional. Me gustaría que fuera Carstens quien estuviera al frente del FMI; no obstante, sigue habiendo discriminación en el liderazgo de organismos internacionales. JAVIER VILLALBA

Anónimo dijo...

Creo que es muy fuerte el argumento que se da sobre el beneficio que traeria para la crisis europea la elección de un representante de esa región; no obstante, considero importante recordar que es una institucion trasnacional que debaria representar los intereses de todos los miembros y, a mi parecer, no deberia representar sólo los intereses de quien lo dirija. Creo que mediante la creacion de nuevas políticas, el FMI puede hacer que America Latina progrese mediante la cooperacion conjunta de todos los miembros. Como es lógico, los intereses de los principales aportadores a la organización serán los principales; no obstante, los paises en desarrollo deberian encontrar oportunidades que los hagan verse beneficiados por las decisiones tomadas. Con el nuevo panorama internacional, que incluye crisis economica, terrorismo, globalización y conflictos etnicos, las reformas del FMI y sus mecanismos d eactuacion son sumamente necesarias, para asi poder lograr decisiones coherentes y aplicables en el mundo actual.
Pablo López Esteves

Anónimo dijo...

A mí no me queda claro cuáles serían los beneficios para México de tener a Carstens dirigiendo al FMI.
Además, me queda la duda de la autonomía de un organismo como el FMI, y más en estos tiempos con la bomba de tiempo europea.
Desafortunadamente, al final de cuentas, los que pagan mandan y creo que por ahora la opción más viable es la ministro francesa.
Ya será en otra ocasión cuando le toque a nuestro gallo.
Fidel M.

Anónimo dijo...

Es importante que el nuevo dirigente del FMI sea alguien capaz de comprender la situación económica internacional, precisamente por esta razón, este criterio no debería restringir a que el candidato a ocupar este puesto tenga que ser de una nacionalidad o región específica. Considero, entonces, que los méritos de cada uno deberían ser los determinantes para ocupar el puesto y no trivialidades como el género o nacionalidad de la persona. Sin embargo, como ya mencionaron existen bastantes incentivos para elegir a alguien con determinadas características por lo que no queda más que esperar "el humo blanco" y estar al pendiente de lo que ocurre para ver quién será el elegido.

Juan David

J Eduardo dijo...

Desgraciadamente, puestos como la dirección del fondo se prestan mucho para favorecer intereses políticos de los países más poderosos en el plano internacional. Así como en la política interna de un país, los intereses económicos son fuertes e intrínsecos al poder, este puesto no es distinto. Aunque todos quisiéramos que la elección del presidente del FMI fuera una decisión pensada, no veo cómo esta puede serlo. Si, soy muy pesimista en el tema de la política y escéptico de las relaciones internacionales.

Isaac V. dijo...

Me parece importante que la decisión de quien presidirá el FMI, es además de una decisión de quien es mejor candidato o no, una decisión política. y se debe tratar como tal. Por supuesto es necesario tener a una persona muy capaz, en lo personal creo que Carstens es una buena opción.

J. A. Larios dijo...

Pienso que su comentario es atinado al abstraerse de toda la politización y otras cosas. En realidad el beneficio que obtenga México, si quedara Carstens, es relativo. Me parece de mayor relevancia la pérdida de hegemonía de los países occidentales desarrollados y la posibilidad de mayor integración de los países en desarrollo. Sin embargo, como bien se comentaba, eso implica una mayor responsabilidad que es posible que no se quiera asumir por parte de países desarrollados. Tal vez eso explica el poco interés de China y Brasil. Esperemos que quién quede siga con una política más abierta que permita la integración de los nuevos avances en la ciencia económica.

Gonzos dijo...

Como varios han comentado, es interesante que el debate se haya centrado en cuestiones políticas más que en las credenciales de cada candidato. Queda por ver si los países en desarrollo pueden concentrar su apoyo en un sólo candidato, creo que es la única forma en la que Lagarde podría tener cierta competencia. Si los países en desarrollo se fragmentan, apoyando a dos o tres candidatos, es muy difícil que alguno alcance la dirigencia. Sea cual sea el resultado, creo que es interesante la preponderancia que están cobrando los países en desarrollo en los organismos internacionales y su capacidad cada vez mayor de posicionar algunos asuntos en la agenda.

Anónimo dijo...

Creo que esta decisión es muy importante y considero que la propuesta de un mexicano interesante.Sin embargo, creo que este hecho no podría ocurrir puesto que se debe considerar que otros mexicanos tienen ya puestos importantes en organizaciones internacionales, como Ángel Gurría, secretario general de la OCDE. Pienso que los demás actores internacionales no estarían dispuestos a tener dos mexicanos al frente de estas organizaciones que son imprescindibles en el ámbito internacional. Zaira González

Bruno dijo...

Toda la expectativa relacionada a la elección del nuevo director gerente del FMI ha desatado una serie de comentarios para reflexionar. Precisamente la participación de Merkel se me hace más que desatinada y este es un claro ejemplo que políticos de esa jerarquia también suelen equivocarse. Creo muy importantes las anotaciones que hace a la participación de Merkel, por que a diferencia de otros "economistas" no habían realmente cuestionado esa participación y mucho menos cuestionado e incluso la apoyaban. Claro no había mucho que esperar de esos comentaristas porque también habían criticado la postura de Gurria asegurando que el como latinoamericano debería apoyar a algún latinoamericano.
bruno

Anónimo dijo...

Pienso que un buen comienzo para modernizar las estructuras institucionales del FMI sería la llegada de una persona innovadora, que busque la modernización de dicha institución para estar acorde con los retos que actualmente enfrentan las economías del mundo. Al respecto de Carstens, pienso que dista mucho de tener tal actitud innovadora, su paso por la SCHP no reflejó, en ninguna medida, un intento por innovar a dicha secretaría. Sin duda, yo no me atrevería a ser tan nacionalista y decir que mi gallo es Carstens, creo que tiene poco que aportar en términos de reformas institucionales al FMI.
Christian G. Jiménez

jorge dijo...

Creo que es importante que el nuevo director del FMI tenga el apoyo de varias potencias, pero si las potencias emergentes tratan de hacer notar su presencia, cada vez más fuerte, en este tipo de organismos internacionales, creo que esta sería una buena oportunidad.Además que el nuevo director(a) no pertenezca a la región Europea indicaría que el FMI está dispuesto a centrar su atención no sólo en Europa sino también en otros países que lo puedan necesitar.
Jorge Nava