domingo, 20 de febrero de 2011

¿Ganancias del Libre Comercio?

El domingo pasado recomendé en este post el editorial de Mankiw en el NYT en donde exponía de manera clara la conocida idea de que existen ganancias derivadas del intercambio o libre comercio, por lo que aconsejaba ver a los mercados emergentes como socios.
Para darle seguimiento a esta idea, comparto esta liga al Blog Economix en donde Uwe Reinhardt escribe esto How Convincing Is the Case for Free Trade?. De alguna forma propone una "duda" razonable sobre este tema, que por cierto también ha señalado Blinder, como la misma nota la señala. Desde luego refleja la preocupación en algunos países como Estados Unidos en donde existe actualmente alto desempleo y ven este libre comercio como la exportación de fuentes de trabajo. Desde luego es un tema polémico, pero lo que me agrada es ponerlo a discusión de manera seria y salirse de un libreto que en muchas ocasiones se toma de manera dogmática, como si fuera religión. En lo personal he sido defensor del libre comercio, pero no creo adecuado evitar discusiones que pueden ser útiles y enriquecer nuestro conocimiento teórico y empírico sobre el tema. En particular considerando la reciente gran crisis por la que hemos transitado.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante la reflexión de Uwe E. Reinhardt. Creo que erróneamente se piensa que los economistas únicamente se deben preocupar por la eficiencia. Como cinetíficos sociales, la busqueda de la eficiencia debería estar dirigida a aumentar el bienestar del MAYOR número de personas. Es por ello que no se debe de perder de vista los ganadores y perdedores del libre comercio.

Sarait C.

Mayarí dijo...

El hecho de que podamos estar mejor con libre intercambio no implica que cualquier condición de intercambio en la que nos encontremos sea la óptima. Incluso en la teoría económica más básica del intercambio, el precio de intercambio puede tener un gran rango para la “negociación”. Y en un contexto internacional donde más que quién es más hábil negociando, rige el quién tiene más poder sobre la negociación (usualmente los países con mayor fortaleza económica), pueden surgir muchas injusticias del libre intercambio. Que también refuerzan la idea de una necesidad de protegerse del extranjero en algunos grupos sociales de países de tercer mundo que no han salido tan victoriosos del intercambio como se les prometía.

Es interesante notar como incluso en países como Estados Unidos no todo lo que sale del libre comercio es un bigger welfare chunk para la totalidad de la población, sino que el pedazo del pastel que reciben algunos consumidores o firmas del intercambio lo pueden estar pagando parcialmente trabajadores u otras firmas del mismo país.

Sin embargo, cabría mencionar las consecuencias negativas que tal apertura comercial puede traer para países menos desarrollados. Por ejemplo, un problema de la famosa “especialización” -importante para el intercambio- es que los países sin población educada y con recursos naturales suelen ser competitivos en la exportación de los segundos (en el caso de México también de los primeros O.o), ya se sabe que los recursos naturales son finitos....y que cuando se acaban el país no habrá tenido incentivos previos para formar trabajo calificado, provocando estancamientos en el desarrollo. Además, la especialización en un sector así puede generar gran vulnerabilidad en un país de tercer mundo al depender de las fluctuaciones de los precios internacionales. Por último, aunque los americanos se pregunten hasta dónde aguantarán sus tattered safety nets, pensemos que en el caso de países pobres, dadas sus nulas o incipientes redes sociales, el desempleo que causa el reemplazo de sectores por importaciones puede traer consecuencias mucho más graves que pueden mermar su desarrollo .

Mayarí

Anónimo dijo...

Es evidente que un tratado de libre comercio beneficia al país, ya que puede enfocarse en la industria que es más eficiente y obtener los otros bienes o servicios de distintos lugares del mundo. Obviamente hay perdedores, como se menciona en el articulo, los empresarios que se dediquen a estas actividades no estaran contentos con la apertura del mercado, pero tenemos que ver esto como un agregado no como una decision local. El bienestar del país nos combiene a todos.
majo gg

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Sarait. Me parece que a todos los economistas se nos ha mostrado irrefutablemente, con gráfias y matemáticas, que gracias a las ventajas comparativas siempre se está mejor cuando se abre al comercio. Sin embargo, creo que una gran falla de esta visión es justamente que eficienica e igualdad no van de la mano. El artículo dice que todos los americanos probalemente estarían de acuerdo con la afrimación de que all is fair in love and economic warfare, pero yo creo que aquí lo interesante sería preguntarnos por qué los americanos estarían de acuerdo con eso, mientras que los habitantes de Zambia seguramente no lo estarían.
Isabel Mtz Lechuga

Isaac dijo...

El libre comercio puede tener los efectos "negativos" de la pérdida de empleos en economías desarrolladas. Si este problema se observa en un horizonte más amplio (no necesariamente en el distante e inalcanzable largo plazo), éstas economías salen ganando pues pueden destinar recursos a actividades más productivas o innovadoras.

Por otra parte, casi siempre se habla del offshore, pero ¿Qué hay de la movilidad laboral? Muchos políticos estarán de acuerdo en la libre movilidad de capital financiero, pero rara vez en la libre entrada de trabajadores. Si se debe apoyar el libre comercio, debe hacerse en su totalidad, para que funcione; de otra forma siempre se alcanzarán resultados poco deseables y peores de los que se hubieran podido alcanzar con una política de libre comercio congruente en todos los sentidos (capital, trabajo, etc.).

Anónimo dijo...

El libre comercio parece bebnéfico para todos, en teoría, unos países se especializan en una cosa y otros países en otra,por loque a los dos les conviene. Este es un argumento muy simple que ha perdurado durante siglos; sin embargo, no se puede decir que es benéfico para países como Burkina Faso. Eso no es beneficioso para el país, y permite la explotacioón y el desarrollo de neo-imperialismo. Otro ejemplo interesante es el de Starbukcs, que vende café de Etiopía...¿son visibles las ganancias en Etiopía?
kARLA González.

Patrizio dijo...

Creo es siempre es interesante salirnos de los dogmas y cuestionarnos cosas que hemos creído tal vez de facto... Acerca del libre comercio, me parece muy cerrado tomar una postura de "bien" o "mal", pues creo que como puede ayudar a muchos agentes, también puede no ser tan "libre"... por lo que me parece que habría que analizar cada caso y ahí poder definir su postura.

Anónimo dijo...

Creo que el libre comercio puede considerarse benéfico para algunas sociedades; sin embargo, las diferencias económicas se marcan más debido a que un país gana mas que el otro. Como dice Sarait C. "la búsqueda de la eficiencia debería estar dirigida a aumentar el bienestar del MAYOR numero de personas", y creo que con el libre comercio solo hay un pequeño grupo de ganadores. El desarrollo económico de todos los individuos de la sociedad resulta en una mejoría de la situación económica y también social.
Pablo López Esteves

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante que se cuestionen este tipo de teorías, que, las personas que estamos involucrándonos en temas de Economía, tomamos como ciertas porque así lo hemos aprendido. Estoy de acuerdo con el hecho de que no todos ganan por igual en esta situación de ventajas comparativas, sin embargo, pienso que es una buena manera de, por lo menos mejorar situaciones. Es una buena idea la que proponen algunos compañeros de tomar en cuenta el bienestar para el mayor número de personas pero tampoco creo que sea justo que la mayoría se perjudique sólo porque algunos, que no han ganado nada, quieran una situación de igualdad (hablando de las ventajas comparativas). No estoy segura, tal vez, no estoy comprendiendo muy bien la crítica.

Zaira González