miércoles, 31 de marzo de 2010

¿Es Sólida la Recuperación?

Esta es la liga de acceso a mi columna Tintero Económico que se publica hoy en el u
Universal.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Es preocupante que el gobierno mexicano siga sin aprender. Depender casi al 100% del exterior no es bueno, porque implica que el crecmiento y desarrollo econòmico estàn sujetos al sector externo o a los vaivenes del precio del petròleo. Es necesario crear una polìtica de Estado a largo plazo para hacernos en mayor medida autosuficientes...
Marianna Lara

Marisol dijo...

Me parece muy lógico que hacienda se mantenga al mergen en los comentarios dadas sus declaraciones en el pesado en donde aseguraban que la crisis mundial no nos iba a afectar. Me parece que es importante ir saliendo poco a poco de la crisis que nos invadio, sin embargo me parece aún más importante poder salir de esos últimos dos metros y después crecer y consolidar más la economía. El que salgamos por completo de la crisis y lleguemos al punto en el que nos encontrábamos no nos indica que estemos en una buena posición economicamente hablando, nos falta mucho camino por recorrer para poder hablar de menores tazas de desempleo y pobreza. Los cambios en este tipo de indicadores son los que nos dirán la verdad.

Marisol Ortiz

Anónimo dijo...

Para la recuperación del país habrá que ver las expectativas de cfeciiento de la economía de Estados Unidos, porque, como bien dice el artículo, lo que está jalando a la economía mexicana es el sector externo y éste está todavía muy dependiente del desempeño de nuestro vecino del Norte.

Si lo que queremos ver es una mejora que llegue palpablemente a los bolsillos de todos, todavía el camino es largo y necesita un esfuerzo coordinado del empresariado y el gobierno para activar los otros componentes del PIB y en esta tarea sigue siendo imprescindible rtabajar en las reformas estructurales pendientes.

Guillermo Malpica Soto

Dennise Chavarría dijo...

Estoy de acuerdo con su nota, sobre todo en la parte final de ella que hace referencia a la reactivación de la economía.

Dos conocidos míos me han comentado que, con respecto a iniciativa privada, se han dado recortes de personal dado que están obligados a lograr una recuperación considerable sobre utilidades, mismas que se esperan con la liquidación de personal, y se incluye el despido de personal directivo para alcanzar el objetivo.
Es triste, pero volvemos a hacer una liga con la nota sobre desempleo.

L. Irán Villgas dijo...

Me parece interesante su nota, pues esperemos que, en verdad la economía del país se empiece a recuperar sólidamente, claro se tendrán que implementar medidas para que así sea, porque si no de que sirve subir 5 escalones si bajares otros siete, y de mi parte veo positivo que aumentes las exportaciones que la importaciones, digo no debemos de pararla importación ya que es necesaria, pero es favorable en este momento para nuestra recuperación.

Anónimo dijo...

Creo que hay varios puntos que merecen ser comentados por separado. El primero que me llama la atención es el que la recuperación del país fue impulsada en gran medida desde fuera de nuestras fonteras, me parece preocupante que dependamos de otras economías en esta magitud.

El otro punto que deseo comentar es el del desempleo. México necesita generar algo así como 1.2 millones de empleos anualmente para los nuevos egeresados que se incorporan al mercado laborar y se están generando aproximadamente 300 mil. Eso es como para que todos nos preocupemos. ¿Qué vamos a hacer al respecto? Por ahora el comercio informal y la migración han sido una válvula de escape pero en el futuro (digamos unos 50 años) lo que tendremos será un país de viejos, muchos de ellos sin educación, sin planes de ahorro para retiro, y como país una situación súmamente complicada.

Alejandra Hernández

Brenda Nava dijo...

En verdad me parece interesante la nota, y coincido con la postura conservadora de la SCH, creo que aprendieron la lección de discreción. Por otro lado creo que como bien se menciona, no es solo diversificar los clientes en el exterior, también se trata de impulsar al mercado interno...

itzel rocio dijo...

Es optimista el saber que los indicadores muestran una recuperación, aunque muy lenta e insegura, pero al fin y al cabo es el inicio de la recuperación. Lo preocupante sería que ya pasados algunos meses continuara así el panorama.

mario dijo...

Me parece interesante la reflexión sobre las cifras de crecimiento, ya que no debemos quedarnos con la idea de que un crecimiento del 5% es un avance, sino simplemente un paso para poder salir del pequeño catarro que tuvimos en los últimos años.

Me parece que ya es hora de que se entienda que las medidas para mantener un crecimiento rápido no son las mejores al largo plazo, ya que como señala, no dependemos de nosotros sino de variables externas que en cualquier momento pueden afectar nuestro y ponernos en una situación como la que estuvimos recientemente.

Coincido en que en una situación como la que tuvimos, es normal que las cifras del desempleo se encuentren como están y que el proceso de recuperación sea lento, el problema es que se generen políticas públicas para evitar este problema, porque el experimentar una recuperación como la que estamos viendo no garantiza nada al largo plazo

mario ch

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor:

Estoy de acuerdo en que el mundo entero está en un periodo de incertidumbre, en el cual no se sabe si esta recuperación es definitiva. Creo, sin embargo, que nuestra economía, al depender casi completamente de la de Estados Unidos, como usted lo mencionó, se encuentra especialmente en peligro, pues dependemos en gran parte del país que inició la crisis; de un país que vive profundamente endeudado (tanto sus habitantes como su gobierno) y con fuertes problemas de desempleo. Creo que los grandes errores en nuestra economía son depender de Estados Unidos en el sector externo, y depender de la inversión extranjera en el interno. No trato de satanizar a Estados Unidos ni a la inversión extranjera, sino de decir que necesitamos alternativas para diversificar los riesgos que enfrentamos.

Francisco González Berlioz

L. Alejandra Pérez dijo...

Como señala, la dependencia que México tiene se Estados Unidos no es necesariamente mala. No obstante, sí que es preocupante que no se pueda hablar de una recuperación económica sostenida. Las entidades que participan más activamente en la toma de decisiones económicas importantes para el país deberían poner más atención en la falta de dinamismo en el mercado interno que usted menciona.

Al fin de cuentas dijo...

Crear los motores internos en nuestra economía deberían ser nuestras prioridades, no se crean empresas, y los locos que buscan crearla, se enfrentan ante un enramado indescifrable de requisitos. Hoy, dependemos de las válvulas de escape económicas, migración, empleo informal, delincuencia, petróleo y narcotráfico.

Se tiene que cambiar el modelo económico y productivo del país, en los setenta se instauró la burocracia para satisfacer la demana de empleos, hoy en día, que se va a instaurar?

leonardo morales

Anónimo dijo...

Con tantas variables macroeconómicas inestables y sobre todo con la dependencia al mercado estadounidense, no podemos aventurarnos a hacer pronósticos optimistas. El desempleo en México sigue siendo alarmante y considero que es un factor determinante que ha aumentado el narcotráfico en México, pues a mi parecer, cuando una persona carece de un empleo formal, tiene incentivos para unirse a càrteles de droga o agrupaciones del crimen organizado para aumentar sus percepciones económicas. Finalmente, es necesario crear políticas públicas sustentables en el largo plazo que es lo que de verdad cuenta.

David Orozco

AntonioNeri dijo...

El crecimiento o la recuperación de nuestra economía no puede ser considerado como sólido mientras que los factores de los que depende no lo sean. El problema principal de la estabilidad del crecimiento de la economía mexicana, como se hace notar en la nota, es que depende en gran medida de la dinámica de la economía de Estados Unidos. Si seguimos siendo un país dependiente de las exportaciones, entonces debemos asumir los riesgos que ello implica; estamos sujetos a la volatilidad de las variables que afectan al comercio internacional. En tiempos de bonanza estaremos bien, pero ante cualquier embate estaremos en una situación de indefensión. Es primordial impulsar la reestructuración del mercado interno, la articulación de cadenas productivas que sean autónomas respecto al sector externo en un grado óptimo. No creo que la autarquía sea la solución, pero, ciertamente, la apertura total, sin restricciones, tampoco lo es y eso debe de haber quedado claro después de observar las complicaciones que se han hecho evidentes con la presente crisis.

Anónimo dijo...

Personalmente, no se me hace especialmente malo que dependamos de Estados Unidos. Después de todo, Estados Unidos ha sido y sigue siendo la potencia hegemónica (China aparte) del planeta. La realidad es que esta relación nos ha sacado de duros problemas en el pasado. El problema no es el aliado económico elegido, sino el grado de dependencia que tenemos de ella. Por lo pronto, lo único que podemos hacer es esperar que las cosas mejoren al norte. El objetivo a futuro, en cambio, debería ser fortalecer la economía interna de forma que cualquier golpe a la economía estadounidense no significara el fin de la nuestra o, al menos, diversificar nuestras relaciones económicas.

Alejandro Favela Nava

Anónimo dijo...

Aquí está la diferencia entre lo que dicen los políticos (etc) y un análisis profundo. Hay que tomar la recuperación con cautela y tomar las medidas necesarias para evitar caer en un hoyo tan grande. Por otra parte, una vez escuche a Fausto Hernandez decir que las medidas del gobierno, además de lo que estaba sucediendo, nos permitirían salir de un hoyo para regresar al anterior. Creo que es atinado.
Ramón Fernandez

Jorge Luis García dijo...

Hola Alejandro,

Pues esta semana escuché un comentario que me pareció muy atinado y que tiene que ver con lo que comentas en tu columna.

En una clase de economía laboral, un profesor dijo, hay dos problemas cuando hablamos de Macroeconomía:

1) Como lo ha documentado, entre otras personas, John List: las series de tiempo nos dan la peor variación de los datos y sus conclusiones pocas veces son robustas.

2) ¿Cómo podemos hacer predicciones acerca de periodos como el de ahora si tenemos muy pocas observacions de "crisis"? ¿Cuántas tenemos?, ¿8?

En tu columna comentas "¿Es la recuperación un proceso sostenido e irreversible o enfrentaremos aún serios obstáculos en el camino? Es una pregunta para la cual no existe una respuesta clara y contundente."

Para mí esto es lo que pasa siempre que hablamos de procesos Macro tan generales: es difícil, por no decir imposible, saber para dónde van las cosas, pues no son buenos ni los datos que se usan ni las técnicas econométricas que los trabajan.

Por supuesto que es sólo una opinión.

Saludos,

Jorge Luis García

Anónimo dijo...

Me parece que ahora Hacienda teme hacer proyecciones que no se cumplan del todo, por los errores cometidos en el pasado. Es evrdad que se está viendo una recuperación, sobretodo en Estados Unidos, lo que está ayudadando a que nuestro país se levante.
Pero debemos considerar que el desempeleo sigue siendo una cifra preocupante, inclusive en Estados Undos Geithner dijo que el desempleo se mantendra inaceptablemente alto , aunque por el otro lado la tasa de desempleo bajó en México a un 5.43 por ciento en febrero. Sin embargo esto no significa que estemos del todo recuperados.

Lorena Segura P

Anónimo dijo...

Me parece que ahora Hacienda teme hacer proyecciones que no se cumplan del todo, por los errores cometidos en el pasado. Es evrdad que se está viendo una recuperación, sobretodo en Estados Unidos, lo que está ayudadando a que nuestro país se levante.
Pero debemos considerar que el desempeleo sigue siendo una cifra preocupante, inclusive en Estados Undos Geithner dijo que el desempleo se mantendra inaceptablemente alto , aunque por el otro lado la tasa de desempleo bajó en México a un 5.43 por ciento en febrero. Sin embargo esto no significa que estemos del todo recuperados.

Lorena Segura P

Anónimo dijo...

La economía mexicana no puede depender de la estadounidense porque eso genera inestabilidad y la recuperación está siempre en manos de factores externos. Es necesario que las acciones gubernamentales fomenten el mercado interno y, como consecuencia, aumente el empleo.

Anónimo dijo...

La recuperación económica, sin duda, se encuentra en curso. Los indicadores positivos de la demanda interna y externa lo señalan; sin embargo el impacto que tienen las acciones de Estados Unidos en nuestra economía es una señal constante de la necesidad de un cambio estructural en la economía mexicana, que contraiga la dependencia y genere una mayor seguridad y evite riesgos en el avance logrado.

Anónimo dijo...

La recuperación económica, sin duda, se encuentra en curso. Los indicadores positivos de la demanda interna y externa lo señalan; sin embargo el impacto que tienen las acciones de Estados Unidos en nuestra economía es una señal constante de la necesidad de un cambio estructural en la economía mexicana, que contraiga la dependencia y genere una mayor seguridad y evite riesgos en el avance logrado.
Viviana Aragón

Alejandro Villagomez dijo...

Jorge, es casi correcto tu comentario siempre y cuando consideres que
1. la economía 8incluyendo micro) es una ciencia social (no olvidar nunca!!!) por muy sofisticada que sea la mate utilizada
2. no podemos obviar la informacíón ofrecida por las series de tiempo, por pobre que sea
3) podemos sentarnos a esperar que n tienda a infinito o tratar de hacer nuestro mejor esfuerzo con 8 observaciones
saludos

Anónimo dijo...

El artículo menciona que vamos por buen camino en términos del crecimiento económico. Coincido en que se requieren opciones que fortalezcan el mercado interno para evitar seguir dependiendo de factores como las remesas y el petróleo, que es donde podrían radicar muchos de los riesgos latentes. Crear estos "motores internos" requiere ajustes para impulsar la productividad y la competitividad y, en ese sentido, me parece loable que la actual propuesta de reforma a la ley laboral incluya estos términos, pues se sentarán las bases para trabajar en esa dirección.
Me hubiera gustado que también se mencionara alguna prospectiva y/o se detallaran algunos de los riesgos que el crecimiento enfrenta.
Vanessa Ortega