sábado, 23 de enero de 2010

Robert Solow Reflexiona Sobre el mercado y la Regulación

En un artículo publicado en The New Republic por R. Solow, Hedging America, en donde realiza una reseña sobre un libro de John Cassidy, Wow Markets Fails, presenta una interesante reflexión sobre el papel del mercado. Solow enfatiza que es erróneo discutir el tema en términos de blanco y negro, esto es, si o no al libre mercado. Para él la pregunta relevante es cuando y cuánto.
En su breve nota realiza una interesante discusión sobre el teorema de la Mano invisible de Smith; hace referencia a conceptos de eficiencia, asignación, competencia, externalidades y regulación. Vale la pena revisarlo para encontrar una opinión que refleja mayor equilibrio y madurez, más allá de los debates acalorados que vemos.
En particular me agrado este último párrafo en relación a la crisis financiera actual:
-
--the conclusion would be that our poorly regulated financial system is not only dangerously unstable, but also too big and too complex, absorbing talent and resources that could be better used doing something else. What is inadmissible is the assumption that, if the market creates a large and convoluted financial system, the market must be right. John Cassidy’s book should confer on a thoughtful reader a lasting immunity to erroneous free-market sloganeering, whether simpleminded or devious, while still conveying some feeling for what a well-functioning market system can actually do. Both ideas are important....
.
Claro que hay que leer todo el artículo para entender mejor esta cita...pero es "Solow".

1 comentario:

Macarena dijo...

Macarena González Uribe
A01105952
Creo que si algo ha demostrado la historia (en particular la etapa Imperialista) es que el libre mercado, en definitiva, debe estar sujeto a una regulación, puesto que no puede ser considerado como la respuesta única y la más efectiva a todos los problemas que afronta un complejo social. Otra idea que me pareció interesante en este texto es sobre el capital intelectual que continuamente se desperdicia en alimentar a la enredada red económica actual, en lugar de producir nuevos modelos, alternativas o conocimientos que pudieran significar cambios palpables en la calidad de vida de los que menos tienen. Por lo tanto, coincido con las ideas expuestas. El mercado por sí solo no puede ser la respuesta a todo, debe existir una regulación que se deriva de la participación de otros campos de acción, como de la esfera política y de la esfera civil.