viernes, 22 de junio de 2012

Algunos Indicadores de la Economía Mexicana 22-06-12

Una rápida revisión sobre algunos indicadores de la economía mexicana al cierre de esta semana. Por un lado, INEGI dió a conocer las cifras de empleo y desempleo. La tasa de desempleo, con cifras desestacionalizadas, se ubicó en 4. 97% respecto a la PEA (población económicamente activa). Es te es un valor similar al registrado en abril y menor al de mayo del año pasado. Sin embargo habría que destacar dos cosas: la tendencia se ha movido poco lo que sugiere que el desempleo ha disminuido muy lentamente (yo diría que se ha estancado) y por otro lado, la tasa de desempleo urbana, que es más relevante que la nacional (considera 32 ciudades) se ubica en 6.04% de la PEA.


En la Bolsa, después de semanas pasadas muy complicadas, este indicador se ha recuperado algo reflejando particularmente esta semana la relativa calma en los mercados internacionales después de la elección griega y los anuncios (aunque pobres) derivados del G20 y el apoyo al FMI.



INEGI también dio a conocer la inflación para la primera quincena, la cual fue de 0.24% para este lapso, pero que al anualizarla resulta en una inflaciónsuperior al 4%. El principal aumento proviene del componente no subyacente, y en particular por frutas y verduras. En la gráfica inferior podemos ver la evolución de esta variable hasta mayo, lo que me permite comentar dos cosas: 1) el componente no subyacente es muy volátil y en el caso de productos del campo la explicación no siempre resulta de desajustes de mercado, sino pueden deberse a factores estacionales, etc. En este sentido no debe preocupar mucho el reporte de hoy. Sin embargo, el rubro de mercancías en el componente subyacente sí muestra un aumento poco mayor que en los años anteriores y no se cuanto de este aumento refleje la reciente depreciación del peso. Seguro que Banxico tiene una mejor idea.




El precio del petróleo sí llama la atención ya que ha entrado a una fase descendente reflejando en parte la menor actividad económica en el mundo. Esto es bueno para las economías importadoras y en particular para USA, ya que no se constituiría como un factor adicional de freno a su débil recuperación. Pero por otro lado, para México tiene una cara negativa, ya que una tercera parte de los ingresos públicos dependen de nuestras exportaciones petroleras


Finalmente, podemos ver que después de la depreciación que ha sufrido nuestro peso, en esta semana se redujo esta presión registrándose una ligera apreciación. Sin embargo, considerando el entorno mundial y en particular Europa, veremos aún mucha volatilidad en las próximas semanas