miércoles, 26 de mayo de 2010

El Mercado Interno en la Reactivación Económica

Este es el acceso a mi columna,Tintero Economico, que se publica en el Universal.

13 comentarios:

AntonioNeri dijo...

Parece que la respuesta es sí, que debemos confiar en que la economía de Estados Unidos no recaiga. Esa es la consecuencia de la dependencia. Si no hay otra forma de aumentar (o mantener) en el corto plazo el producto que no sea las exportaciones netas, entonces México se encuentra en una situación en la que es incapaz de influir significativamente en su propio desempeño económico. No obstante, no hay que perder de vista que sigue siendo apremiante la necesidad de emprender los cambios que permitan revertir tal condición de dependencia.

Anónimo dijo...

Es verdad que la economía de México dependerá del comportamiento de la economía estadounidense. Esta debería de ser una señal de alarma para acelerar la reforma fiscal pertinente. Ahora son todavía mas evidentes los riesgos que se corren al dejar inefectivas las variables que se podrían utilizar en el mercado interno. Esperemos que estos indicadores sean tomados en consideración.

Maricruz Arteaga

Anónimo dijo...

Saludos...Estoy de acuerdo, debemos reactivar la demanda interna. Y, para ello, recomiendo disminuir el impuesto regresivo, el IVA, a 7% (claro, lo exento sigue exento). Les juro que esto funcionara para despertar la demanda. Y para ustedes que se preocupan por el deficit fiscal, les doy una idea. Porque no sugerir un impuesto sobre dividendos y ganancias bursatiles, ponle 25%. Tambien, porque no un impuesto sobre la herencia para hogares acaudalados, un ISR sobre la herencia de 40%. Son mis ideas........(ii) Tambien un comentario dirigido a los "genios" del PRD con su idea de la alianza con el partido de la UltraDerecha. Si yo estuviera viviendo en uno de esos estados, jamas votaria por un candidato de la alianza. Jamas. Como se ponen a pensar que alguien que cree en la CentroIzquierda podria apoyar a un partido que en EEUU se ubicaria a la derecha del partido republicano? No entiendo.

Viviana dijo...

El dinamismo del mercado interno siempre se ha puesto en duda, sin embargo creo que se debe reflexionar sobre los obstáculos que impiden que México logre un sistema exitoso. Creo que uno de los más grandes problemas, es precisamente la polaridad de la sociedad mexicana. Históricamente está comprobado que no puede haber crecimiento económico sin mejorar la distribución del ingreso. Como bien lo dice, los niveles de pobreza en latinoamérica son los más altos del mundo, y mientras no se mejore la distribución, la situación del mercado interno seguirá igual. Este problema se puede reducir en el largo plazo con una reducción del desempleo, pues supone crecimiento con mejores salarios, lo que considero podría ser una solución a la pobreza y, por lo tanto, puede mejorar el dinamismo de la economía interna y dejar a un lado la dependencia con el exterior.
Viviana Aragón Chacón

Anónimo dijo...

El coeficiente de Gini de México es de 46.1 %, somos una sociedad con una gran desigualdad en cuanto al ingreso (fuente: NationMaster.com). Esto dificulta la reactivación de la economía mexicana. Sin embargo, estoy en desacuerdo con que una disminución en impuestos (como lo comenta el anónimo de arriba) sea la solución adecuada. Primero, según el Modelo IS-LM, una reducción en impuestos significaría una disminución del ahorro público (o a grandes rasgos en el ahorro nacional). A corto plazo, esto aumentaría el tipo de cambio. Aunque esto desplazaría la curva IS hacia la derecha, implicando un mayor ingreso, también volvería las exportaciones mexicanas más caras y por lo tanto disminuiría el ingreso del país. Esta política fiscal solo tendría un efecto sobre el tipo de cambio más no sobre la demanda. La idea del impuesto sobre la herencia suena interesante más algo excesivo y habría que ver si lograría igualar los ingresos generados por el IVA actual.
Jessica Korder

Anónimo dijo...

Más allá de respuestas contracíclicas que busquen llevar a la economía mexicana a su potencial, es importante tener un debate serio sobre como aumentar el crecimiento potencial de la economía.

José Andrés J.

L. Alejandra Pérez dijo...

En mi opinión, este tema del fortalecimiento del mercado interno es muy importante. Aunque tener una relación económica con Estados Unidos nos ha favorecido en ciertos aspectos, creo que el gobierno en todos los niveles debería realmente fomentar el crecimiento del mercado interno. Como usted menciona en cu análisis, bajo las condiciones actuales, el futuro no es muy prometedor. Este tema debería ser central en la política económica de México: buscar la forma de ser menos dependientes del exterior para conseguir que el crecimiento económico tenga bases más sólidas.

Anónimo dijo...

Saludos....Jessica, estoy de acuerdo contigo, una reduccion al IVA si bajaria el ahorro nacional, pero discrepo en que no estoy de acuerdo que necesariamente impacte al tipo de cambio en la forma como crees. Un tipo de cambio es impactado por muchisimas variables, como la perspectiva de crecimiento del pais, y de otros paises que son socios de comercio. Pero, a suponer que el tipo de cambio se fortalezca un poco, a raiz de la reduccion del IVA. Dado esto, no podrias hacer un argumento que esto atraeria inversions al pais, ya que multinacionales estarian interesadas en proveer servicios y productos para satisfacer la demanda interna? Mira China, con un tipo de cambio actualmente ancaldo al dolar, pero que muchos apuestan que pronto (durante el proximo ano) se revalorara contra el dolar, y muchisimas empresas siguen invertiendo dentro de ese pais? En torno a los impuestos, mi punto es que, en mi opinion, la clase humilde y clase media de Mexico paga demasiado en impuesto, en relacion a sus homologos en EEUU (en EEUU, durante el ultimo ano fiscal, solo 47% de los hogares tuvieron que pagar algo en ISR federal, gracias a creditos fiscales). Entonces, yo digo, hay que reducir el IVA. Como resarcirla? Yo di mis ideas.

Anónimo dijo...

Tal como lo plantea en su columna parecería que no nos queda más que depositar nuestras esperanzas macroeconómicas en el plano de lo metafísico y esperar por lo mejor.

Ojalá pudieramos volvernos arquitectos de nuestro destino como nación, pero para eso necesitaríamos políticos verdaderamente preocupados por servir a su país y no solo a sus interesas personales.

Alejandra Hernández.

Rodrigo Valdés O. dijo...

La economía mexicana muestra desigualdades y contradicciones. A pesar de que somos el país con más tratados de libre comercio, somos casi totalmente dependientes de los ciclos económicos estadounidenses. El 80% de nuestras exportaciones, si mal no recuerdo, se destina a EE. UU. La interdependencia con EE. UU. debería ser aprovechada por el gobierno mexicano para atender problemas comunes. Además, esta columna nos remite al mismo tema de siempre cuando se habla del desarrollo de México: reformas estructurales.

itzel rocio dijo...

Tan mal estamos, eso de recurrir a las veladoras me parece extremo je je je... Considero que hay una lección que aún no hemos aprendido: diversificación, o tal vez sí, pero es difícil llevarla a cabo. Debemos de dejar de navegar con la corriente, si bien es difícil manejar este barco llamado economía, tampoco es imposible...
Itzel Osorio

Mario Enrique dijo...

Considero que la mejor forma de hacer crecer el mercado interno es a través de la disminución de la desigualdad. Creo que fomentar un crecimiento económico sostenible debe ser una de las principales políticas del gobierno. Personalmente, considero que el poca calidad educativa es uno de los principales problemas del país y que si realmente aspiramos a un futuro sería conveniente disipar la diferencia que tenemos con otros países.
Mario Enrque

Anónimo dijo...

A corto plazo las opciones se ven, siendo optimistas, poco prometedoras. Pero creo que justamente eso, centrarnos en el corto plazo, es de lo peor que podemos hacer. Si la solución no se encuentra en el corto plazo, la pregunta es como buscar autonomía, bienestar, crecimiento, empleo, etc. a largo plazo. Desafortunadamente, hay pocos incentivos (por lo menos para los políticos) para usar este punto de vista. Después de todo, alguien más recibiría los beneficios, la “good rep” y, siendo de largo plazo, es algo por lo que no puedes conseguir beneficios inmediatos.

Esa es, creo, una de las principales razones por las que han aumentado los casos de éxito, en cuanto a la salida del atraso, en Asia. Muchas de estas economías, incluyendo Japón, comenzaron su apertura económica con un grave trauma de que, a pesar de ser una civilización antes considerada de primer nivel (o milenaria en el caso chino), occidente les había ganado la carrera del desarrollo; y llevaban una ventaja brutal. El despertar asiático puso en mente de los gobiernos, en su gran mayoría autoritarios, un objetivo: salir del atraso. La característica fundamental es, creo, la continuidad a ese proyecto, a largo plazo, de acelerado crecimiento económico. Primero vino Japón, luego los Tigres Asiáticos, y ahora hay una nueva oleada con China, India, etc.

Tal vez el presente no es todo lo que nos gustaría que fuera, pero no podemos esperar que el futuro sea mejor si no dejamos de lado nuestros objetivos personales por un momento y trabajamos por la meta común.

Alejandro J. Favela Nava