miércoles, 27 de abril de 2011

Sobre el Precio de las Gasolinas

Acceder a mi columna, Tintero Económico, que se publica hoy en el Universal

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo lo que tiene que ver con el petróleo es altamente controversial en México. Lo que resalta su columna es importante y cierto, el esquema de precios de la gasolina es regresivo y daña las finanzas públicas. Sin embargo, también es importante considerar que un precio bajo de la gasolina incentiva la inversión y reduce los costos de diversas industrias. Además, aunque el precio de la gasolina en México es uno de los más bajos a nivel mundial, es importante considerar que en países con altos niveles de pobreza y desigualdad, un precio bajo en comparación con el primer mundo, puede seguir siendo un precio demasiado elevado para la población en general, dada su falta de recursos.

Luis Enrique Tierrablanca

Anónimo dijo...

Parece ser que el único benéfico sobre el desliz en el aumento del precio de la gasolina es el control de la inflación. Cuando los precios de los hidrocarburos aumentan rapidamente, elevan los insumos y costos de producción para las empresas e industrias. Este pequeño incremento en los preciso de los combustibles mitiga el efecto inflacionario. El efecto político es quizá la variable más importante, ya que Acción Nacional enfrentará presiones políticas si el precio de la gasolina se eleva. Creo que los subsidios a los combuistibles representan una pésima asignación de recursos y una importante salida de cpitales del gobierno, los cuales pueden ser empleados en otros rubros como la infraestructura. Es importante considerar cuales son los sectores que se beneficias de este subsidio, claramente no son los grupós más vulnerables. Es necesario evaluar estas políticas públicas y buscar formas alternas de reducir este tipo de subsidios o hacerlos más eficientes. JAVIER VILLALBA

J Eduardo dijo...

El subsidio a las gasolinas en México, como se menciona es altamente regresivo. Un dato que da evidencia de ello lo proporciona John Scott: el subsidio a la gasolina que recibe una camioneta Hummer, equivale a un mes de transferencias de Oportunidades de cuatro familias (aproximadamente, no recuerdo el dato exacto). ¿Por qué subsidiar el transporte privado de la población más rica? Se podría pensar también en un esquema de subsidios focalizados al transporte público para no perjudicar a la población de bajos ingresos. Por otro lado, como menciona Luis, los bajos precios del combustible pueden ser un incentivo que disminuye los costos de transportación para la industria y el comercio, sin embargo, creo que su impacto regresivo es más grave; se podría pensar en otros incentivos fiscales. Otro aspecto del precio de los combustibles es su utilización, en otros países, para desincentivar el uso del automóvil en ciudades congestionadas; claro que esto se tiene que acompañar de un transporte público, eficiente y seguro.

Anónimo dijo...

Saludos Profesor. Estoy totalmente en desacuerdo con usted. El subsido a la gasolina es progresivo, no regresivo. Un ejemplo. Juan de Del Valle que apenas puede con el sueldo que le pagan, cuanto gasta en gasolina cada mes, en porcentaje de sus ingresos. Compara esta cifra con lo que gasta un magnate de los medios cada mes en combustible, en relacion a todas sus entradas. Es obvio. El subsidio es progresivo porque beneficia MUCHO mas a Juan de Del Valle que al Magnate, hijo de Mami y Papi. Mira, yo no fui a la universidad en Mexico, pero se tuvo como mi primer profesor a Michael Boskin, y el, mi primer ano en Stanford, en Kresge Auditorium, me enseno que cuando un beneficio, en terminos relativos, beneficia mas a los pobres que a los adinerados, por definicion, es progresivo. Y asi es el subsidio al gas. Y asi es tambien exentar los alimintos y medicamentos del IVA. De hecho, me asombro que dado la desigualdad en Mexico, haya gente que seriamente este considerando eliminar el subsidio al gas.

Anónimo dijo...

El tema del precio del petroleo y sus implicaciones siempre representa polemica en nuestro país como se menciona en el texto es un asunto sumamente politizado que cuando se intenta reformar salen los defensores argumentando qu el petroleo es nacional y este tipo de afrimaciones que complican el proceso. Por esto concuerdo con usted de que la reforma hacia este ambito se ve muy lejana por lo que deberia hacerse algo para que este proceso se acelere y se obtenga un mayor beneficio de este recurso.
Majo g g

Anónimo dijo...

Me parece interesante lo que senaló el Secretario de Hacienda acerca de que los precios de la gasolina en México se mantienen estables y por debajo con respecto a los precios de otros países. La razón estriba en los subsidios que asigna el gobierno y en que la inflación se ha mantenido estable y baja recientemente. Creo que los subsidios a la gasolina es una mala asignación de recursos y coincido con Javier al decir que el gobierno podría invertir mejor en infraestructura. Sería interesante saber que tan rentable es para el país construir refinerías, pues importa el 40% de gasolina que se consume en el país.

Paulina Moreno.

Anónimo dijo...

El mercado del petróleo y de sus principales derivados son y serán temas políticamente delicados. Los puntos más importantes a discutir son la enorme y creciente dependencia que tiene el mercado interno hacia las importaciones de gasolina, la redistribución regresiva generada por la determinación del precio interno y los beneficios que este misma fijación ha tenido en el control de la inflación. Para medir el beneficio neto de esta política de fijación de precio se podría realizar un análisis costo-beneficio entre lo perdido por redistribución regresiva y lo ganado por los bajos niveles de inflación, especialmente para los sectores más pobres de la población.

Hegel R

Anónimo dijo...

Creo que el subsidio a la gasolina es una herramienta política importante para llegar al votante de clase media. COnsidero que a los políticos no les importa que dicho subsidio no tenga un verdadero efecto redistributivo sobre la riqueza del país, al fin y al cabo tienen la opción de repartir despensas a los pobres , entre otras cosas, para obtener los votos de ese estrato de la sociedad...
EstefaniaC

Anónimo dijo...

En mi opinión, que el precio de patróleo en México sea bajo no es algo que se puede presumir ya que este precio bajo es ambivalente.Además, el que su precio sea bajo comparado con el de otros países no implica que todos pueden consumirlo o que sea un bien realmente barato.
Karla G.s.

Anónimo dijo...

En respuesta a lo q le argumenta una persona que está en desacuerdo con usted (4° comentario) resulta ser que por la forma que se distribuye la riqueza en México más del 50% (no estoy seguro de la cifra exacta pero en 2007 el parque vehicular alcanzaba los 20 millones) de la población no tiene acceso a un automóvil, por lo que está claro que este subsidio beneficia en gran parte a personas que si alcanzan un estatus económico fuera de la situación de pobreza y por lo tanto es un subsidio regresivo.
José Luis Rangel

Gonzos dijo...

Coincido con que la discusión sobre los temas energéticos es un tema altamente controversial. A pesar de los altos subsidios que existen hacia las gasolinas en México, sigue existiendo una connotación negativa a cualquier intento por disminuir esta brecha (inclusive se le ha acuñado el popular término "gasolinazo" ). Asimismo, a pesar del costo económico que tiene este subsidio, el gobierno sigue aprovechando el capital político que le da el poder hacer declaraciones del tipo "en México lo precios son de los más bajos del mundo". En ese sentido, creo que la política de comunicación ha sido poco efectiva y únicamente sirve para confundir a la población de las verdaderas implicaciones del subsidio.
También valdría la pena discutir un poco el estado de cosa en la industria petrolera. Por un lado, la industria petrolera está en franco declive: las reservas probadas se están agotando y la promesa de Chicontepec no ha rendido los rendimientos deseados. Por otro lado, en Pemex no se ha hecho la inversión en tecnología necesaria requerida para poder aprovechar los recursos existentes; en ese sentido el sector necesita reformas urgentes para poder operar más eficientemente que no se han logrado por la falta de voluntad política de los principales actores.
En ese sentido, quedamos en la espera de algún político que este dispuesto a debatir el tema de la industria energética de una forma seria, pues mientras más tiempo esperemos, más probable es que todos estos problemas tengan consecuencias irreversibles.

Isaac V. dijo...

Me parece que hablar de este tema siempre será complicado y delicado, pero si no se empieza a discutir de una manera objetiva, más que ideológica (como acostumbran muchas veces nuestro póliticos), es poco lo que se puede hacer al respecto.

Concuerdo en que es necesario replantear la política que se sigue con respecto de la gasolina, pues tiene muchos efectos negativos para la economía que ya se han mencionado aquí y que podría hacerse uso de estos recurso de una manera muchos más eficiente.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en las tres "aristas" que mencionas. Sin embargo, creo que todas son aún más complicadas de lo que las planteas. Por ejemplo, en el caso fiscal y de redistribución, tu artículo se basa en el supuesto de que si no se gastara este dinero en el petróleo se podría gastar en algún otro proyecto que fuera, por lo menos, menos progresivo que éste y no simplemente desaparecería gran parte del financiamiento.

Patrizio

Mayarí dijo...

Efectivamente la política en materia de hidrocarburos que ha mantenido México por tantos años, dista de ser la óptima y se torna peligrosa en momentos así. En especial si consideramos que las importaciones de gasolinas en México se han CUADRUPLICADO en los últimos 2 años de acuerdo a la IEA (http://omrpublic.iea.org/trade/mx_go_2y.pdf) y que la oferta petrolera de México ha disminuido sostenidamente desde 2005 cayendo aproximadamente 19% desde entonces. En lo que respecta a los beneficios del subsidio, es claro que su impacto directo es regresivo. Sin embargo, los efectos en el corto plazo de no contar con él podrían ser muy perjudiciales para la población de menores recursos debido a los efectos inflacionarios que esto traería en bienes de consumo básico y a que los salarios no suelen ser flexibles en el corto plazo. Es un punto que me parece importante discutir y para el cual habría que buscar posibles medidas previsoras siempre que se piense plantear cambios a los subsidios de la gasolina.
Mayarí

Bruno dijo...

Es extraño pensar que algo tan evidente como la regresividad del IEPS sea tan poco claro a algunos grupos políticos o que simplemente sea un tema "pop" para defender causas sociales y de ahi se vuelva este un tema tan delicado en la política nacional. 1.8% del PIB en un subsidio altamente regresivo es absurdo en este país pero lamentablemente será así hasta que exijamos mejores políticas, mayor rendición de cuentas y exista una mayor vinculación ente la academia y los hacedores de política pública. Pero creo que este texto va por buen camino.

bruno

Oliver dijo...

Una política tan regresiva no debería ser un tema político. Por poner un ejemplo, el subsidio a los automovilistas con el pretexto del apoyo al transporte público, no tiene razón de ser. Ya que existen datos del INEGI que señalan que en la ZMVM de los 21.9 millones de viajes que se hacían en 2007 el 67.5% se realizaban en transporte público. Mientras que solo el 31% en transporte privado. Lo que indica que un subsidio cruzado del segundo grupo al primero o una transferencia directa al pasajero sería más viable y menos costosa para el erario que un subsidio generalizado a la gasolina. Tal parece que la falta de voluntad política persiste hasta después de ganadas las elecciones.

Anónimo dijo...

Considero que el artículo señala correctamente lo regresivo de los subsidios a la gasolina. Lamentablemente, cuando se habla de petróleo en México, es difícil que no se tomen decidiones que tienen que ver con la política más que con la eficiencia. Una gran parte de los mexicanos ven el petróleo y a PEMEX como de "todos". Creo que si esto de verdad fuera cierto, no veríamos subsidios que benefician más a los estratos más altos de ingresos.

Sarait

J. A. Larios dijo...

Creo que es importante que la gente esté más informada y se de cuenta de cómo le afectan en realidad las distintas variables económicas. La desagregación y explicación de los efectos que tiene la gasolina en la economía debería de ser relevante para todo mexicano y sobre todo a aquellos que son presa de las influencias políticas. Como bien se ha mencionado en los comentarios, no ha existido una buena comunicación que permita entender en realidad como afectan los llamados "gasolinazos".
Existe confusión como lo extenuó la persona anónima que puso de ejemplo a "Juan de Del Valle". Esta persona asume que todo mexicano posee un automóvil y que no existen otras opciones de transporte. Pero los que realmente son pobres no disfrutan de este subsidio, lo cual lo hace regresivo. Por políticas como está se fomenta el uso del automóvil y crea en la gente la necesidad de obtener uno, sin embargo no siempre es necesario y deberían de existir mejores opciones de transporte que permitan desincentivar su uso.

Anónimo dijo...

La política monetaria y de control de los precios parece una grande ventaja para el país , cuando sabemos la dependencia de los economías modernas a esta energía y la volatilidad de sus precios.
En efecto , esta estabilidad permite a los empresas de garantir el precio de los consumaciones intermediarios constante y de no provocar despedido en periodo de precios alto ,además una alta de los precios de la gasolina no se repercutirá sobre los precios general. Sin embargo esta estabilidad tiene un costo alto por los gastos publicas y como le subraya el profesor podemos preguntarnos a quien aprovecha esta situación dado las clases mas pobres no usan automóviles , además podemos subrayar que numerosas empresas reciben apoyos sobre su consumación en gasolina . Así esta política regresiva , beneficia a la categoría mas rica y a las grandes empresas que no necesitan esos apoyos para excitar , y este gasto muy importante podría servir en otros lados como las infraestructuras , la redistribución , el apoyos a pequeñas empresas y productores..
Plassot Thibaut

Anónimo dijo...

En México, casi todas las políticas en materia redistributiva son controversiales; ahora, temas redistributivos que tienen que ver con el petroleo lo son aún más.

Uno de las principales problemas que se observan del subsidio a la gasolina es el efecto regresivo que tiene. Si bien, como algunos han mencionado, la utilidad marginal que pudieran recibir las personas con mejor ingresos es mayor a la que otros pudiesen obtener, no se compara con el agregado de quienes se encuentran en los deciles con mayor ingreso; ya que, quienes realmente poseen muy bajos ingresos, ni siquiera tienen la posibilidad de tener un automóvil. Incluso hay quienes viven en lugares en los que no es posible hacer uso ni siquiera de autobuses, por lo que este es un problema de suma importancia, puesto que se subsidia a quienes cuentan con altos ingresos y se desatiende a quienes no.

A pesar de esto, la idea de disminuir este subsidio o anularlo no es bien visto por la sociedad, ya que como mencionaron antes, existe una connotación negativa a cualquier intento por disminuir la subvención mencionada. Entonces, quizá, en vez de utilizar la política de comunicación para dar a conocer los logros obtenidos; sería mejor utilizarlos para, de verdad, informar a la población.

Juan David

mate dijo...

concuerdo con usted con la idea de que es una subvención regresiva, ya que los recursos para pagar la escasez en el país de gasolina son pagados con dinero de los contribuyentes. Debido a esto, muchas personas pagan un bien que no utilizan, lo que aminora el gasto de las personas que sí pueden pagar y mantener un automóvil
THALIA ESPAÑA

AKaren dijo...

Con respecto a la importación de gasolina, eso me recordó una plática de Miriam Grunstein donde nos comentó que en la cadena de valor justo la transformación de petróleo a gasolina es una de las más bajas. De ahí la necesidad precisamente de que nos hagamos autosuficientes en ese aspecto, sino que nos reestructuremos para poder aprovechar la parte de la extracción pues es la parte del proceso productivo donde más se puede ganar.

Anónimo dijo...

Las reformas necesarias para mejorar el sector petrolero son muy controversiales, esto tiene que ver con las instituciones que se crearon desde la revolución mexicana. Muchas veces las razones de una política económica nada tienen que ver con la eficiencia sino que se rige por el nacionalismo de un país, incluso si este es perjudicial, en términos económicos, para las clases mas desfavorecidas.
Christian G. Jiménez V.