sábado, 17 de noviembre de 2012

Propaganda Política y el Poder de Recordar lo Falso

Durante estos últimos meses, nuestros políticos, en particular el ejecutivo, el jefe del DF y los gobernadores salientes, han estado dedicados a celebrar sus "logros" mediante todo tipo de discurso, inaugurando obras o participando en todo tipo de actividad que implique prensa. Creo que la mayoría estará de acuerdo conmigo que éste es un proceso (no nuevo) de "verdades a medias", pues es obvio que tienen un incentivo de convencer a los ciudadanos y electores que, si no todas, al menos la mayoría de sus acciones fueron las correctas y acertadas, por lo que deben ser recordados para la posterioridad. En este marco, estamos bajo una lluvia (diría tormenta) de mensajes las 24 horas con estos formidables y fabulosos logros...
.
Por desgracia, es probable que su objetivo se alcance con el tiempo y mucha gente recuerde con mayor facilidad lo falso que lo verdadero. En un artículo en Scientific American publican esta nota que discute cuánto duran las mentiras y los resultados parecen favorecer a los políticos:
.
We seem to think that misinformation is somehow “weaker” than the truth, that it does not last as long or pierce as deep. The research disagrees. Misinformation can be just as enduring, and even increase in strength over time. This has real world consequences. Consider how critically we must view eyewitness testimony (even more so than usual) when there is conflicting video and verbal accounts. Maybe a policeman has a witness watch a burglary caught on tape, pausing the video to ask what happens next. Distinguishing between a true and a false memory based on strength of recall then seems a futile exercise.