miércoles, 13 de octubre de 2010

Presupuesto y Precio del Petróleo

Aquí se puede acceder a mi columna, Tintero económico, que se publica hoy en el Universal.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Como es mencionado en la columna, es necesario descentralizar nuestra economía en el petróleo.
Todo nuestro presupuesto está basado en él, lo cual es una estragegia muy arriesgada ya que el precio de este producto es inestable. En ciertas ocaciones nos puede beneficiar pero en su mayoría nos perjudica, debido a la incertidumbre. Resulta cómico pensar que México diseña todo su presupuesto con estimaciones en el precio del petróleo.

Anónimo dijo...

Saludos profesor.
A pesar de no contar con mucha información acerca del tema, es posible inferir que las finanzas públicas esten petrolizadas, ya que México cuenta con una representativa cantidad de petroleo en su territorio y muchos intereses económicos se mueven alrededor de esta mezcla.
Sin embargo y aunque no es sorprendente, resulta de gran interés informarse acerca de las consecuencias que conlleva el aumento a la prevensión del precio del petróleo -entre ellas la evasión de discusiones que afectan las finanzas públicas-.
Finalemente, a pesar de la volatilidad del precio del petróleo, considero que lo más importante es darle la imporatncia que merecen a los fondos de estabilización a fin de proteger y minimizar los prejuicios a los ingresos totales.

Valeria D.

Anónimo dijo...

La impredictibilidad de los precios del barril de petróleo probablemente tenga más que ver con la poca transparencia en los procesos de Hacienda y con la corrupción de los legisladores que con temas relacionados a la economía. Además se deben considerar los cambios en el valor del dólar y del peso.

Hernán Larralde

Anónimo dijo...

Es importante notar que el análisis sobre la predicción del petróleo tiene que seguir una lógica fundamental que tome en cuenta la incertidumbre y el estado macroeconómico de los mercados internacionales. Por lo tanto, las estimaciones provenientes de los mercados de futuros no pueden ser referencias para criticar o elogiar las estimaciones gubernamentales, ya que éstas responden al estado actual de los "ánimos" en los mercados.

Asimisimo, los legisladores tienen que tener la capacidad de internalizar el hecho de que es una previsión con cierto grado de confianza y no un parámetro que se peuda manipular sin ingún criterio. Así, se puede llegar a una estimación responsable del presupuesto de gasto para el año próximo. Esto no parece suceder este año dado que las decisiones sobre el presupuesto y las estimaciones de variables futuras están sujetas a presiones políticas.

Alejandro Robinson

Anónimo dijo...

Saludos...Eso del petroleo me hace recordar la serie, Mad Men (altamente recomendada), ya que 70% de los ingresos de esta agencia provienen de la cuenta de Lucky Strike, cuenta que en la temporada cuatro, de repente cambia de agencia. En torno al petreoleo, tengo dos ideas. (i) Utilizar el mismo precio que las Chevron's utilizan para fines de planeacion estrategica, o (ii) Comprar un instrumento financiero que te garanitze cierto precio.

Anónimo dijo...

El precio del barril de petroleo es dificil de calcular por las razones expuestas en la columna de hoy. Sin embargo, sospecho que no es sólo un impedimento intelectual, el que provoca el cálculo del precio del barril de petroleo con miras al presupuesto federal, sino que existen intereses creados que ineficientizan el cálculo. Por consiguiente, creo que resulta importante señalar esta clase de deficiencias para, mediante su politización, llegar a equilibrios más favorables para el uso de los recursos en México.
Juan Pablo dBF.

Anónimo dijo...

No cuento con mucha información por lo que tengo más dudas que aportaciones. Según yo no es tan malo que 1/3 de nuestra economía esté determinada directamente por el petróleo...el problema es que lo exportamos como materia prima y compramos sus derivados a otros países...Si lo exportamos como materia prima quiere decir que México no fija el precio del petróleo por lo que las estimaciones dependen d emuchos factores, entre ellos las expectativas:¿es probable que se equivoquen?
El ingreso que sobre al prever un precio bajo debería ser dirigido a fomentar la construcción de infrastructura que permita explotar más petróleo o refinarlo para ver si algún día México producirá los derivados del petróleo en vez de comprarlos(si es que no se acaba).
Por último, me gustaría saber algún resultado de la implementación de la ley.
Karla Go.

Anónimo dijo...

Al igual que Robinson, no creo que sea adecuado juzgar las decisones gubarnamentales con base en estimaciones que puede variar dependiendo de los diferentes contextos. Sin embargo, me parece importante que, dada la importante brecha que existe entre la estimación y el precio establecido, se le informe a los legisladores que bien se podría estimar un precio de 500 dls y eso seguiría sin significar que pueden gastar más.
Cesángari

Anónimo dijo...

Si la recaudación fiscal petroquímica representa la tercera parte de esta, se da entender que con el otro 70% pueden cubrirse los gastos fijos del país. Coincido que es un error depender a tan gran escala de esta recaudación, sin embargo esto da la posiblidad de un mayor control de planeación, a mi parecer efectivo, en especial si se cuenta con una "regla" para cotizar el precio suficientemente para tratar de evitar desviaciones.
Alejandra Sánchez.

Anónimo dijo...

Como señala la columna, los legisladores tienen que tomar en cuenta que las estimaciones son precisamente eso, estimaciones; es decir, NO son seguras. Como se señala en la columna, es riesgoso depender tanto de los ingresos petroleros y concuerdo con que se necesitan rediseñar la manera como se perciben ingresos gubernamentales.

Hasta que no se deje de lado el cabildeo político entre los legisladores al por mayor, no podremos hacer una reforma hacendaria integral. Entonces, con más seguridad de los ingresos gubernamentales ya podremos estimar sin miedo político el precio del petróleo. Quizá suene ingenuo, pero es cierto.

Francisco Brito

Jramirez dijo...

Mucho se ha criticado en la crisis actual la implicación de instrumentos financieros derivados; pero fue justamente por la contratación de ellos por Hacienda que se pudo cubrir el riesgo de una caída en el precio del petróleo, tan crucial para nuestra economía.

Esta medida, fue duramente criticada por su oneroso costo, pero significó garantizar el flujo de dinero contemplado en el presupuesto público.

Si bien es cierto que la discusión de éste debería dar un enfásis igual o mayor a los problemas estructurales en las finanzas públicas; la naturaleza del mercado de petróleo crudo nos obliga a tomar una posición lo más segura posible.

Dificilmente se podrá "despetrolizar" la economía, y mientras tanto; el gobierno federal no se podía dar el lujo de "sólo" esperar mientras los diputados se desgastan en discusiones bizantinas.

Anónimo dijo...

El hecho de que la economía mexicana dependa en gran medida del petroleo, signfica que se debe estimar de manera detallada el precio del petroleo, es un proceso que se debe llevar con mucha precaución debido a la volatilidad en el mercado.

El problema al establecer el precio, es que hay una intromisión por parte de diversos agentes políticos y no hay un proceso rígido en el cual se estime de manera correcta, así que se debe esclarecer el proceso para liberar estos precios de intereses personales.

Luis Daniel J.R.

Anónimo dijo...

El precio del petróleo como se mencionó en la columna es altamente volátil. Cómo predecir huracanes en el golfo o factores que afecten los pozos petroleros y, por ende, la producción de este.

La producción del petróleo comenzará a caer próximamente. Además del gran problema que traerá este hecho a la sociedad, los ingresos de México se verán reducidos de gran manera. Si México no encuentra la forma para reducir su ingreso derivado del petróleo, el país contará con una menor cantidad de recursos. Desde mi punto de vista, el principal problema con el petróleo es su escasez, ya que esta generará grandes problemas en un futuro.

Sebastián Sandoval Olascoaga

Anónimo dijo...

Creo que es necesario un cambio en la economía mexicana para que el país deje de ser tan dependiente del cambio de precios del petroleo, ya que para poder contar con un mayor ahorro considero importante una amplia variedad de actividades que no se centren solamente en la producción petrolera.
A mi parecer, es muy perjudicial para la economía mexicana la falta de análisis a las finanzas públicas debido a la variación tan fluctuante de precios y a la intromisión de los intereses personales de algunas personas en Hacienda a pesar de la ley mencionada en el escrito.
Por ultimo, México debería analizar los mercados nacionales e internacionales para poder sugerir precios al petroleo que satisfagan las necesidades de la economía y la sociedad.

Anónimo dijo...

El establecimiento del precio del petróleo no es algo que pueda tomarse tan a la ligera, ya que éste depende de la incertidumbre que se genera en el mercado, por lo tanto, un mal manejo podría tener consecuencias consirables. Lo que sí debemos tener en cuenta es que, en el contexto de México, se debe ver por la estabilización que mejore condiciones de vida. La toma de esta decisión es por tanto, importante, aunque es evidente que en nuestro país, estas decisiones van más allá de un buen análisis: se encuentran sujeta a factores políticos y otros tipos de intereses.

Anónimo dijo...

El precio del petróleo es una variable muy importante en la economía mexicana debido al alto porcentaje de ingresos que de esta industria se derivan. Es decir, actualemente no se puede dejar de discutir este tema con profundidad pues sería incluso una irresponsabilidad, sin embargo, esta situación está generando problemas que a largo plazo serán de difícil solución. Cuando las reservas petroleras de México dejen ser tan abundantes, el congreso se verá obligado a trabajar con el presupuesto de una forma distinta a la que lo habían estado trantado. Dado lo anterior, las políticas públicas que del nuevo contexto financiero del país se deriven serán deficientes puesto que la incapacidad de los legisladores para trabajar con un presupuesto que ya no dependa mayoritariamente del petróleo provocará serios problemas de distribución del ingreso que seguramente terminarán afectando a quienes menos tengan.

M. Araceli Ramírez

Anónimo dijo...

Buscar la manera de aumentar las utilidades obtenidas por el petróleo es irresponsable en tiempos de incertidumbre. Como bien se ha afirmado el petróleo es un producto muy volátil y no es seguro cómo se desenvolverá el precio en tiempos de incertidumbre y cómo afectarán los factores económicos al producto. En vez de buscar la manera de aumentar el ingreso de la federación a través de un producto incierto, se debería buscar la manera de ahorrar una parte del presupuesto del país para poder destinar más capital a otros ramos. Evidentemente, recortar los sueldos de la burocracia sería una de las opciones más viables, pero dudosamente sería posible.

Si bien el petróleo ha pasado a ser piedra angular de los ingresos de la federación, es hora de buscar alternativas que ayuden a disminuir la dependencia del mismo. Disminuir los gastos destinados a algunos ramos es una manera prudente de comenzar este cambio.

Luis Antonio Gómez

Anónimo dijo...

Es muy riesgoso que las decisiones concernientes al petróleo estén en manos de los legisladores pues se les olvida que más allá del precio que ellos impongan, de los compromisos que intenten mantener o de lo mucho que se quieran seguir enriqueciendo, el mercado impone un precio real y que esa realidad afecta a todos. Por más lamentable que sea, la descentralización de la economía mexicana del petróleo no será una decisión pronta, sólo esperemos que no ocurra cuando el país esté en crisis por la escases del petróleo.Mientras eso sucede, es necesario que las predicciones se ajusten a la incertidumbre y permitan un margen en caso de una situación mundial adversa.
Analuisa G

Carlos Castillo dijo...

El punto que hace acerca de que los ingresos provenientes del petróleo posponen la discusión de una reforma fiscal estructural, me parece muy importante.Dudo que en este momento existan los incentivos para reformar el sistema. Los Diputados saben que dicha reforma sería impopular y costosa políticamente. Sí en este momento no es urgente, porque asumir estos costos ahora y no mejor que alguien en el futuro reciba el golpe? Como es la costumbre en México, van a tapar el pozo despues de que se ahogue el niño.

Gabriel Alberto Martínez Roa dijo...

Creo que México podría hacer un buen uso de este valioso recurso, cuantos países no desearían contar con un yacimiento como el de Cantarel.

El problema en sí no es que se financie el gasto publico con los ingresos petroleros. El problema son los incentivos perversos que los legisladores se han auto impuesto. Porque como bien mencionaba un colega esto podría servir como base que asegure cierta estabilidad en las finanzas publicas. Sin embargo, las reglas del juego dictan que entre más ingresos extraigas de Pemex hoy más podrás extraer mañana. Por eso nadie internaliza la visión de largo plazo. Así, qué importa que el petroleo se esté acabando, qué importa que haya grandes actores que evadan impuestos, qué importa que en Pemex no se haga gasto en inversión etc.

Entonces, porque no en vez de cuestionar el mecanismo de estimación, se cuestionan los incentivos a manejar los ingresos petroleros de manera más sensata. Ya que el primero por más detallado, meticuloso, sofisticado y transparente que sea, es ineludiblemente falible. En cambio en lo otro si tenemos más certidumbre sobre lo que no está funcionando.

Anónimo dijo...

Un aspecto importante a considerar, aparte de estimar el precio del petróleo para el próximo año, es la enorme dependencia que existe hacia este recurso y los problemas a los que nos podemos enfrentar a futuro si siguen disminuyendo las reservas de petróleo y no se da una investigación seria sobre la exploración de nuevos yacimientos. Hay que recordar que tenemos reservas por diez años. Esto nos lleva a cuestionarlos y a entender la importancia de saber ahorrar, pues en lugar de despilfarrar los recursos, es necesario ir ahorrando los recursos adicionales obtenidos en caso de que, como se menciona, el precio que se apruebe sea menor al realizado. En fin es tiempo de que los entes que toman decisiones respecto al petróleo de nuestro país consideren las consecuencias a largo plazo de sus acciones y no sólo basen sus decisiones en las próximas elecciones.

Adriana Becerril

Jorge Gutiérrez dijo...

Es una pena que los legisladores opten por no agarrar el toro por los cuernos, ni sentarse a discutir cambios al régimen fiscal actual. Qué fácil resulta "predecir" que el precio del crudo estará tan alto para que las finanzas públicas del país salgan apenas a flote. Esperemos que en esta decisión se tenga algo de mesura y no brille esta última por su ausencia. Tenemos que estar atentos en el cabildeo dentro del Congreso para ver cuál será la resolución.

Anónimo dijo...

Mi falta de conocimiento en este tema, tal vez no permita dar una opinión acertada.
Creo que si bien el petróleo es esencial para la economía mexicana, también es perjudicial si no se maneja con cuidado. El precio y la cantidad del petróleo mexicano puede mostrar a un país con riquezas naturales significativas; sin embargo, simultáneamente lo puede revelar como un país atrasado y dependiente por su falta de crecimiento económico; así como también ineficiente por un órgano gubernamental que no puede –o no quiere– calcular adecuadamente el precio del barril de petróleo.

Saludos.

Austin

Anónimo dijo...

Respecto a su columna de hoy, considero que hay que remarcar dos cosas. La primera es que las personas que arman el presupuesto y el gasto federal deben de comenzar a crear una recaudación fiscal más eficiente. Debemos recordar que Cantarel se está terminando y que el petróleo representa una tercera parte de nuestros ingresos; por lo tanto, Secretaría de Hacienda debe de comenzar a formular una reforma sobre recaudacióin fiscal para que ésta se haga de manera más eficiente y que no existan evasiones fiscales.
Mientras tanto, el Gobierno Federal debe de comenzar a pensar en nuevas fuentes de energía que puedan ser redituables tanto económicamente como en pro del medio ambiente al mediano y largo plazo.
El segundo punto es que el fijar un precio objetivo puede traer consecuencias positivas y negativas. El precio objetivo del barril del petróleo puede ser bastante beneficioso siempre y cuando el excendente que se obtenga por esta materia prima se ahorre para proyectos futuros o para crear cierta certidumbre frente a futuras crisis. Un ejemplo de una buena forma de ahorrar es el caso de Chile que usted mencionó: en 2008 Chile fue uno de los países latinoamericanos que supo recuperarse de la crisis con buenos proyectos de gasto. Este gasto para hacerle frente a la crisis se pudo solventar gracias a que el precio del cobre en años anteriores se había disparado, lo que ayudó a que Chile ahorrara el excedente del precio objetivo.
Sin embargo, la consecuencia negativa es que, tal como lo dijeron mis compañeros Cesángari y Robinson, estos precios objetivos pueden llegar a ser un pretexto para aumentar el gasto como los gobiernos y diputados quieren. Es decir, que se manejaría el gasto al "antojo" de los creadores de los presupuestos.

René Kuster Rojas

Arturo Romero Yáñez dijo...

Como todos los años, podemos comentar sobre la necesidad de dejar de depender de los ingresos petroleros como fuente de financiamiento del Estado, sobre lo que se ha dejado de hacer en la industria petrolera por no dejar funcionar a PEMEX como un monopolio que busca innovar en tecnología o hablar sobre lo difícil que es pronósticar el precio del petróleo. Sin embargo, quisiera rescatar el apunte de la columna que

"Una consecuencia de mayor plazo, es que esta decisión sistemática evita que la discusión fiscal en el Congreso aborde problemas de fondo que afectan a las finanzas públicas, tanto por el lado de los gastos como de los ingresos".

En semanas pasadas se ha hablado de las ineficiencias bicentenarias del Estado mexicano, las actuales incongruencias de la Cámara de Diputados y la poca amplitud de propuestas en la búsqueda de satisfacer la función del Estado mexicano. Por lo tanto, me parece que el siguiente paso es, naturalmente, hablar de lo que si se puede hacer por el Estado mexicano; es por esto que es de interés la nota citada.

Dado lo que se ha dejado de hacer discutiendo sobre las ineficiencias causadas por la estructura de nuestra economía, me parece que es hora de restar importancia a las discusiones sobre petróleo. Los ingresos petroleros se agotaran eventualmente, ¿Esperaremos a su fin para discutir sobre alternativas? Definitivamente no debe ser así.

Ahora, también se ha hablado sobre la necesidad de apoyar a los tomadores de decisiones para estar informados sobre los parámetros que describen nuestra economía. En este blog se discutió con un miembro del CEFP sobre las deficiencias de su trabajo. Sin importar si las razones que dió para justificar la calidad de su trabajo son válidas o no, creo que podemos rescatar la comparación de capital humano que hizo con sus similares estadounidenses. Por lo tanto, me parece que en aras de conseguir mejores propuestas por parte de nuestros tomadores de decisiones, necesitamos redoblar esfuerzos en informarlos sobre las necesidades de nuestra economía y las razones por las que los agentes pueden comportarse de la manera en la que lo hacemos. De esta manera, podemos garantizar que las propuestas que emanen de nuestro Poder Legislativo sean mejor informadas.

La idea es: no podemos hacer nada por el declive de Cantarell, tampoco podemos hacer nada por lo que hemos dejado de hacer con los ingresos petroleros, hemos dejado de tocar muchos temas y algunos de los que se debaten carecen de sustentos económicos, pero si algo podemos planear a futuro es procurar no cometer ese mismo tipo de errores. Una propuesta es la creación de un organismo informador en el Poder Legislativo con la fuerza para dar a nuestros tomadores de decisiones la información que necesita. Entonces, si la elección de las personas que pueden actuar más eficientemente con esa información está en nuestras manos, podemos asegurarnos de que, en el futuro, las elecciones de los tomadores de decisiones de nuestra economía sean mejores.

Anónimo dijo...

Saludos profesor,

Me parece muy interesante su columna del día de hoy ya que efectivamente los ingresos provenientes del petróleo siempre han representado una gran porción de los ingresos presupuestales gubernamentales.

Diría que el precio propuesto por Hacienda de 63 dólares por barril, en primera instancia, parece conservador dado el precio actual. Por ejemplo, Mezcla Mexicana de petróleo cerró el día de hoy con un precio de 76.18 pesos por barril.

En segunda instancia, como usted menciona, si el país requiere durante el año de un mayor nivel de ingresos, no habría por qué mover la estimación del precio a la alza con objeto de generar más ingresos, pues, por un lado, aunque pareciera que esa brecha entre la estimación internacional de 85 dólares por barril y la propuesta por el ejecutivo diera márgen de maniobra para adquirir mayores ingresos hay que recordar que el precio de 85 obedece a cuestiones de mercado internacionales y no necesariamente a los problemas estructurales de México y, por otro lado,como menciona usted, el gobierno no debería dejar a un lado el debate sobre política fiscal, con objeto de buscar mayores ingresos.

Dulce Soto

Majo Arteaga dijo...

La variación del precio del petróleo afecta directamente a la estabilidad de la economía. Mediante la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria se abre una puerta a la transparencia, pero como bien dijo, no se puede esperar la perfección en los objetivos de la misma; así que, se necesita una reforma y constante regulación de lo que es, por mucho, la base de la economía. Sí que fue una gran medida de moderación, pero se pide a gritos una manipulación de precios menos drástica.

Nahieli dijo...

Me parece que el precio estimado del petróleo ocupa demasiado tiempo dentro del que se ocupa para discutir el presupuesto y el gasto. Si bien es cierto que el precio del petróleo es de suma importancia para las finanzas públicas, también deberían entrar en la discusión temas mas "estructurales" como combatir la evasión fiscal o ampliar la base fiscal. Mientras sigamos enfrascados la mayor parte del tiempo en cuánto será el precio del petróleo, jamás terminará la dependencia de las finanzas públicas del petróleo; sin embargo, cabe recordar que un día nos quedaremos sin petróleo, por lo que necesitamos hallar poco a poco maneras de poder financiar el gasto público sin petróleo( ya que eventualmente tendremos que hacerlo), y esto sólo se puede hacer reduciendo gradualmente la dependencia del petróleo.

Irving dijo...

Precisamente ayer en una clase discutimos que parecería que tantos recursos naturales que tiene México nos son contraproducentes, en realidad “no hubo” y ahora “no hay incentivos” para preocuparnos gracias a que tenemos esta “bendición natural”. Es necesario la discusión de un verdadero paquete fiscal. La mentalidad cortoplacista debe cambiar.
Irving

Frida H dijo...

Algo intresante en esta columna que es mencionado brevemente es La diferencia del comportamiento de Chile y Mexico cuando se trata mecanismos de establización o un fondo de establización. Y las posibilidades para Mexico de ahorrar en tiempos buenos...

Anónimo dijo...

Uno de los elementos que más admiro de la política estadounidense es la que se dedica a la economía del medio ambiente y creo que México debería de adoptar, o mínimo considerar más fuertemente, algunos de éstos conceptos. Como es bien sabido, uno de los principales usos del petróleo es como gasolina para los vehículos de combustión interna, por ahí podemos empezar. Por ejemplo, se pueden reducir los costos de posibles sustutitos, es decir, de las fuentes de energía alterna (o abaratar los automóviles híbridos). Además, pienso que el Estado debe de cambiar progresivamente el esquema de los ingresos planificados a otro que no dependa en tanta proporción de los que se obtienen a partir del petróleo. Sé que México es rico en este producto y con lo que afirmé anteriormente no intento decir que no debe de seguir con el esquema de exportanciones de la misma manera que lo hace hoy, lo que intento decir es que se debe de cuidar que no se pierda la eficiencia en ese mercado y en todos sus derivdos.

José Antonio Hernández
Licenciatura en Economía 5to Semestre.

Anónimo dijo...

Creo que la es irresponsable por parte de las autoridades supeditar el presupuesto a una variable tan volátil como el precio del petroléo. Llevamos viviendo en este error por varias décadas y es triste ver la falta de visión de las autoridades. Si es cierto, ser un país con grandes reservas de petroléo le dió ingresos al país, sin embargo, también logró que no nos concentráramos en sentar las bases para un crecimiento sólido. Necesitamos un reforma fiscal que le da estabilidad al Estado y que se preocupe por atender a toda la base tributaria.

Carlos Grandet

Ramón dijo...

De acuerdo. Justo el otro día estaba escuchando que los de ciencias políticas llevan una materia llamada petropolítica y se veía muy interesante. Según lo que me cuentan era mucho de como funcionaba económicamente el petroleo y que esto era muy diferente al resto de los comodities. En el petroleo es fundamental ver el aspecto político. Esto no sólo para los países centralizadores, sino para las empresas trasnacionales.
En cuanto a lo de las finanzas mexicanas ya habías mencionado antes como este es un "colchón" para nuestros políticos y un elemento de incertidumbre.