miércoles, 14 de abril de 2010

Cómo Afecta el Precio del Petróleo a la Recuperación

Esta es la liga de acceso a mi columna Tintero Económico que se publica hoy en el Universal.

35 comentarios:

Brenda Nava dijo...

Muy interesante la nota. Aunque a mi me queda una duda, ¿sí esta recuperación se ha venido presentando, entonces porque el Estado ha incrementado tanto el precio de la gasolina?...en cuanto a la reforma fiscal, coincido en el a dios de esta posibilidad... no solo no será opción, casi como que veo al congreso frotando las manos y viendo a ver en que vanalidad gastar los recursos...

Saludos

Marisol dijo...

Meparece perfecto que el precio del petróleo esté subiendo y que exijamos y esperemos un reforma fiscal... sin embargo creo necesario que la economía mexicana no sólo se base en la exportación de este crudo ya que cuando el precio del mismo baja nos afecta de una manera impresionante. Además de una reforma fiscal para aclarar en que se va a gastar/invertir lo que se gane del petróleo, creo conveniente invertir en educación para el desarrollo/creación de otro ingreso importante para la economía en el que seamos competitivos internacionalmente.

Marisol Ortiz Guillén

Anónimo dijo...

Es verdad que lo que pudiera ser benéfico para nosotros, si afecta a Estados Unidos le resta toda importancia. México siempre tiene reformas en pie y jamas las lleva a cabo...
No debemos depender del petróleo como mayor fuente de ingresos, auqnue si este está alto, el gobienro parece no preocuparse para hacer reformas estructurales de fondo.
Es una pena
Lorena Segura P

AntonioNeri dijo...

El petróleo, efectivamente, es una maldición. Ha sido el combustible de la economía mundial por ya mucho tiempo y, desafortunadamente, parece que lo seguirá siendo mientras así convenga a los intereses de las grandes empresas petroleras mundiales.

Desde la perspectiva mexicana, el hecho de que la economía de los países industrializados dependa del petróleo ha sido, en apariencia, benéfico; los ingresos por la exportación de este hidrocarburo han permitido subsanar las deficiencias fiscales. Contar con este recurso nos ha posicionado en una especie de "zona de confort" y por ello la voluntad política para legislar y diseñar un nuevo esquema fiscal sustentable se ha disuelto.

Los responsables de realizar la tarea de formular un esquema de tributación que permita garantizar la sustentabilidad de las finanzas públicas y que éstas dependan menos de los ingresos petroleros no tienen incentivos para hacerlo. La ambición política los obliga a asignar una mayor ponderación al costo político individual inmediato y de mediano plazo que a los beneficios colectivos de largo plazo.

alebellaragazza dijo...

Para mi es una gran preocupación que dependamos tanto de nuestros ingresos petroleros. Lo que sabemos hasta ahora es que es un recurso no renovable al que los pozos mexicanos le verán fin antes de treinta años y pareciera que no hay un esfuerzo claro encaminado a la búsqueda de un sustituto de este ingreso en el PIB.

Dos de los rubros más importantes del PIB nacional son los ingresos por petróleo y las remesas. No creo que sea sano que dependamos tanto de ingresos de los que en el fondo no estamos en control. Debemos de proponernos tomar nuestro destino como país en nuestras manos y tomar acciones al respecto porque si no en un par de décadas nos encontraremos sin petróleo y sin un plan estructurado para evitar volver a ser el México pre Lázaro cárdenas.

Alejandra Hernández

Anónimo dijo...

La dependencia de México de Estados Unidos no va a cambiar pronto y la recuperación nunca sucedera realmente si esto no cambia, las remesas y el petróleo son los principales ingresos de México, estamos atados a Estados Unidos. Apatre del hecho de que la reforma fiscal es necesaria, lospolíticos han encontrado en esto una razón mas para no llevarla a cabo...

Dennise Chavarría dijo...

En definitiva son temas escabrosos que nadie quiere tocar, pero que sin duda de ello depende, en cierta medida, el éxito o fracaso de la política fiscal.

De acuerdo con las estimaciones de 2009, el precio estimado estaba cercano a los 53dpb para cerrar en los 59dbp que menciona su artículo. La propia Agencia Internal de Energía esperaba a finales del año pasado que la demanda de crudo a nivel mundial suba 1.6% en este año, tras la baja de 2.7% en 2009.

Sobre la medida que analiza en su artículo, tengo una duda, ¿qué beneficio trae el "blindar" el precio del petróleo, además de protegerlo ante la caída en precios? Y si se adquirieron opciones de compra tipo "put" sobre el precio promedio de 57dbp, ¿tiene alguna desventaja sobre los 59dbp estimados?

Rodrigo Valdés O. dijo...

El petróleo ha provocado que nuestros legisladores sean irresponsables al momento de aprobar el presupuesto. Algunos de ellos no se dan cuenta que los ingresos petroleros del gobierno no sólo dependen del precio del petróleo. Los ingresos de Pemex también dependen de la cantidad de petróleo que pueda ser extraído y exportado. Por lo que un incremento en el precio del petróleo no necesariamente se traduce en un aumento en los ingresos del gobierno. Quizá la pasiones nacionalistas de los legisladores – ¿o la ignorancia? – no les permite entender que Pemex necesita una reforma de verdad. Si los legisladores no se dan cuenta del atraso histórico de Pemex, no aprobarán la participación de empresas extranjeras, cabalmente, en Pemex. Para el momento que decidan que ya es tiempo de aceptar la inversión extranjera, el efecto popote habrá echo lo suyo (ya no habrá que extraer en el Golfo de México). Además, la utilización de los ingresos petroleros es un incentivo perverso para no aprobar una reforma fiscal adecuada y para que los contribuyentes cautivos continúen con su rol asignado.

Anónimo dijo...

Me parece que todavía estamos muy lejos del momento en que la economía mexicana dejará de depender del petróleo. Desde la década de los 70 ha sido el factor que impidió y sigue impidiendo una reforma fiscal de fondo. Creo que lo único que en cierto momento llegará a ejercer presión para empezar a reformar el sistema impositivo será el cambio tecnológico que a nivel internacional deberá ayudar a transitar hacia una "economía verde" y por tanto obligará a utilizar energías alternas.

Vanessa Ortega

Anónimo dijo...

Creo que es interesante el articulo ya que nos habla de una fuerte realidad que enfrenta el país y del cual como internacionalistas debemos poner atencion. Tambièn es importante que el gobierno se ponga a trabajar y aproveche la ventaja que tenemos al ser productor. Ya que en vez de parecer ventaja para nosotros parece desventaja.
Marisol Mac Gregor

Anónimo dijo...

El fortalecimiento del precio del crudo resultó favorable para la recuperación de la economía mexicana pues nuestra última balanza comercial mostró una recuperación en el valor de las exportaciones petroleras, sin embargo, considero que nuestra economía no puede seguir tan dependiente de este recurso porque su precio es muy fluctuante y entonces no se puede predecir como variará el precio, por lo tanto, esto hace que en sí, México no pueda tener proyecciones económicas seguras. se deben impulsar otras medidas para mejorar los ingresos.
Abigail

PePe dijo...

Como se menciona en la nota, el precio del crudo se negocia en los mercados internacionales, por lo que es dificil hacer un pronostico o estimación de su valor a lo largo del año.
Sin embargo, dentro de los limites con los que el mercado permite jugar, el precio previsto por el gobierno mexicano me parece razonable debido a las condiciones de crecimiento economico mundiales despues de la recisión.
La pregunta es...¿si el precio del crudo excede los 59 dolares por barril, donde terminan los excedentes petroleros?

Anónimo dijo...

A pesar del respiro que el aumento en el precio del petróleo le da a la economía mexicana, es muy importante recordar que es una mejoría muy inestable. No sólo por la inestabilidad de los precios, sino porque México debe de dejar de depender del petróleo como principal fuente de ingresos (en un futuro cercano el petróleo puede acabarse).
Por eso, la reforma fiscal no puede dejarse de lado.

Eugenia de los Ríos.

Gabriela Barrera dijo...

Ya que gran parte del ingreso del país depende del crudo, sería prudente apresurar una reforma fiscal y un plan para la extracción del crudo, que ahora, al parecer, será explotado por Estados Unidos.
Actualmente el mercado de petróleo está reportando beneficios que podrían ser sólo superficiales, y esconder un verdadero problema por sus precios.

Anónimo dijo...

A México le urge encontrar el camino que lleve a su economía a depender cada vez menos de los ingresos petroleros. La gallina de los huevos de oro no durará para siempre. Es necesario formar un piso de ingresos fiscales que fortalezca nuestras finanzas públicas. Los ingresos petroleros deberían ser un plus, no un componente fundamental de nuestros ingresos. No concretar una reforma fiscal seria es condenarnos a los precios siempre oscilantes del petróleo: hoy si hay, mañana quien sabe.
Adán Morales

itzel rocio dijo...

Es grandioso que el precio del petróleo esté en un buen nivel de precios. Sin embargo, es triste ver que cuando el gobierno ve que el barco se hunde empieza buscar alternativas, claro que sin concretarlas, mientras que al darse cuenta de que el "peligro pasó" olvidan todo como si nada hubiera pasado. CReo que debería pensar en planes de emergencia, en un plan B para cuando el barco se hunda, el precio baje o se cabe el petróleo.
Itzel Osorio

Anónimo dijo...

Me parece que el hecho de que gran parte de los ingresos económicos de México se basen en el petróleio, nos pone en una posición muy vulnerable. Una vez que las potencias industrializadas volteen hacia otro proveedor de crudo, nos dejará en el limbo; es por ello que es realmente importante tomar acciones al respecto (reformas). Ojalá no se alarguen más temas trascendentales como éste por parte de nuestros ilustres políticos.

Daniela Salinas.

L. Alejandra Pérez dijo...

Creo que un problema fundamental, como ya ha mencionado, es saber por cuánto tiempo se mantendrán estos efectos positivos en la economía mexicana como consecuencia del incremento en el precio del petróleo. En mi opinión, uno de los aspectos que el Congreso debería tomar más en cuenta, si es que analizan el tema, es el hecho obvio de que el petróleo es un recurso no renovable. Entonces cómo creer que realmente se está pensando en un desarrollo económico sustentable cuando los ingresos del país dependen en una tercera parte de las exportaciones petroleras.

Gabriela dijo...

Más allá de los problemas internacionales que "la maldición del petróleo" puedan ocasionar, es necesario ver los problemas estructurales que causará al país.

Como ya lo mencionó en su columna, la falta de una reforma fiscal es el principal problema al que se enfrentará el aumento en precios de la gasolina. Sin embargo, si el ingreso público amumentará y éste no será utilizado en una reforma fiscal debidamente planeada, ¿para qué se utilizará dicho incremento del ingreso público?

Gabriela Márquez

Macarena dijo...

Macarena González
Del plateamiento abordado en la columna de hoy, opino que este comportamiento deja al descubierto una mala costumbre de nuestras autoridades: planear a corto plazo y no trazar una visión a futuro, que en este caso debería de plantearse en el terreno económico. El petróleo se presenta, desd mi punto de vista, como el colchón de nuestra economía, pero ¿qué pasará con el desarrollo de nuestra economía si seguimos basando en gran medida la actividad economíca en un recurso que se agota?, ¿qué pasa con estimular otras industrias, como la tecnológica, la del conocimiento? Me da la impresión que seguimos en la periferia de la competencia interncional.

Anónimo dijo...

Es preocupante saber que el gobierno mexicano siga dependiendo, en gran medida, de los ingresos del petróleo para solventar el gasto gubernamental. Pero es más preocupante que no se tomen medidas para ayudar, en el futuro, a minimizar el efecto que podría causar una baja en el precio del petróleo por motivo de baja demanda. Un ejemplo de la disminución en la demanda se puede observar en la futura introducción de automóviles eléctricos que van a sustituir a los automóviles de gasolina. Esto va a causar una baja en la demanda de petróleo muy significativa ya que la gasolina que utilizan los automóviles representa 47 por ciento del consumo del petróleo.

Alayn González

monica duarte dijo...

Interesante articulo aunque es bueno que haya subido el precio del petroleo creo que eso no es una mejora para la economia del pais lo que se necesita es realizar las reformas fiscales y dejar de ser tan dependientes de mercado americano, del petroleo y de las remesas, para asi avanzar como pais.

Anónimo dijo...

El Precio del petróleo tiene una enorme influencia en el resultado final de los ingresos públicos y por consecuencia, en el balance final de la cuenta pública. Vale la pena recordar que en algunos casos el precio se puede "amarrar" con la compra de coberturas.

Totalmente de acuerdo en que precios altos del petroleo distraen los esfuerzos políticos por buscar una verdadera reforma fiscal. Es la teoría de los incentivos aplicada a las decisiones de política en un horizonte temporal corto.

Guillermo Malpica

Anónimo dijo...

Si se mantiene el alza del precios de petróleo no sólo no habrá reforma fiscal para finales de este año, sino que tampoco en 2011 y 2012. Esto se debe a que en octubre de 2011 comienza el proceso electoral federal 2011-2012 (PEF), y el costo político electoral es muy alto debido a que los afectados en una reforma de este tipo son los contribuyentes (electores) y empresarios (donantes del 10% del financiamiento que reciben los partidos políticos para las campañas). Marianna Lara

Anónimo dijo...

Es una preocupación depender tanto del petróleo. el gobierno mexicano no puede depender tanto de los recursos que proporcione el petroleo porque tarde o temprano se terminarán y el gobierno no esta dispuesto todavía a aceptar esa posibilidad
en respuesta a Brenda, la gasolina sube porque el precio que a la que ésta se vende está por debajo del precio de pducción, entonces en realidad el gobierno no esta ganando con eso, sino simplemente reduciendo el margen de pérdidas.

mario ch.

Al fin de cuentas dijo...

Lo que pienso al respecto es que nuestros congresistas son unos comidinos y se van a acomodar con esta situación,haciendo nada.
Es bueno que suba el precio del petróleo nos ayuda, pero no hacemos nada por una reforma fiscal, pero tampoco por el mismo petróleo, no hay reforma energética, ni más exploración.

leonardo morales

Anónimo dijo...

El petróleo se ha vuelto la gran escapatoria para compensar el déficit fiscal desde hace mucho tiempo. En tiempos recientes, las expectativas (a la baja) del precio del petróleo han provocado que el gobierno buscara medidas (reforma fiscal) para que el ingreso fiscal no dependiera tanto del crudo. Afortunadamente, las expectativas han sido erróneas, por lo que el gobierno se ha encontrado con un pequeño extra inesperado en la bolsa que le ayudaron a hacer frente a la crisis. Desafortunadamente, esto desincentiva que se apruebe la ya mencionada reforma. El problema con esto es que, en algún momento dentro de 15 a 50 años, se acabara nuestra reserva (o peor aun, podría reducirse la demanda global) y el pozo de dinero se secará en un momento. En este momento, el gobierno tiene la oportunidad de que la transición de dependencia a independencia (del petróleo) sea lo menos violenta posible, pero sólo se puede lograr con una perspectiva a futuro. Espero que nuestro gobierno lo contemple.

Alejandro J. Favela Nava

Mario Enrique dijo...

El precio del petróleo está apoyando considerablemente la recuperación de las finanzas públicas, pero este hecho aleatorio no representa la efectividad de los encargados de las políticas públicas mexicanas. Considero que los encargados de la economía nacional debería hacer mayores esfuerzos en disminuir la proporción que el petróleo aporta al PIB para disminuir el impacto de las fluctuaciones.
Sería interesante aprender del sistema de energía francés para limitar, cuando menos la demanda interior de energía, y hacer más eficiente el proceso de producción eléctrica. También sería importante diversificar nuestras importaciones y fomentar que la balanza comercial mexicana dependa en menor medida del petróleo.
Mario Enrique

L. Irán Villgas dijo...

La nota es interesante, pero yo creo que apoyar la idea de una recuperación económica por el aumento del precio del petróleo y su aumento en la exportación no es bueno, recordemos la época del boom petrolero donde México tenia una gran reserva de petróleo e igual el precio del crudo era alto, pero se dio la crisis y por ende la baja del precio de este recurso, aliento que sigamos en búsqueda de la reforma fiscal, porque de todos modos vamos rumbo a una crisis de energéticos.

Anónimo dijo...

Es totalmente cierto lo que comenta en su columna. La costumbre de depender del petróleo sigue firmemente arraigada en la élite política mexicana. Parece que no han aprendido que el petróleo es una "commodity" bastante volátil y no puede recaer en ella una economía nacional.
David Orozco

Anónimo dijo...

El aumento en el precio del petróleo a traído consecuencias benéficas a nuestra economía, como menciona la nota, se pueden ver a través de la recuperación de la balanza comercial. Sin embargo, al ser considerado el precio actual como sobrevaluado se debe de estar al pendiente sobre las consecuencias que posteriormente se tendrán. No es conveniente dejarnos llevar por la idea de mejora y abandonar las otras medidas que se habían considerado, es el caso de la reforma fiscal.

Maricruz Arteaga

Anónimo dijo...

Creo que la última frase lo resume todo. El petroleo es una maldición, en especial para un país como México. Los políticos lo usan de mina de oro (para cualquier lado) y todos nos volvemos conformistas y acomodados.
Es muy interesante la relación del petroleo entre México y Estados Unidos. También creo que el artículo muestra perfectamente por qué es tan peligroso depender del petroleo, y lo volatil que es.
Ramón Fernández A.

Itzel De Haro López dijo...

El artículo me pareció bastante interesante. En definitiva es bueno para México que haya subido el precio del petróleo; sin embargo, ocurre el típico fenómeno del mexicano: en cuanto sentimos que la situación mejora un poco nos olvidamos de que el problema sigue presente. Además, esto no se trata solamente de realizar una reforma fiscal. Se nos olvida que la economía de México depende altamente del petróleo y que éste no es un bien renovable, por lo que tendríamos que estar buscando otras fuentes energéticas alternativas, además de mejorar la economía de México para que dejemos de depender de ese bien. En mi opinión, estos dos temas deberían de ser prioritarios para la agenda del Congreso.

Anónimo dijo...

El tema del petróleo es muy interesante. Si bien proporciona recursos al gobierno, también aprecia el peso mexicano al disminuir el flujo foráneo de capital. Conforme se aprecia el peso (aunado todo ello a una creciente tasa de interés) disminuyen las exportaciones porque en el corto plazo el tipo de cambio real se aprecia.

José Andrés J

miguel dijo...

Si se mantiene el alza del precios de petróleo no sólo no habrá reforma fiscal para finales de este año, sino que tampoco en 2011 y 2012. Esto se debe a que en octubre de 2011 comienza el proceso electoral federal 2011-2012 (PEF), y el costo político electoral es muy alto debido a que los afectados en una reforma de este tipo son los contribuyentes (electores) y empresarios (donantes del 10% del financiamiento que reciben los partidos políticos para las campañas). Marianna Lara