lunes, 24 de agosto de 2015

Una Breve Reflexión sobre el Tipo de Cambio en este "Lunes Negro"

Hoy hemos presenciado otro complicado día en los mercados financieros internacionales. Marcado fortalecimiento del dólar e importantes depreciaciones en muchas monedas; fuertes caídas en diversas bolsas así como en los precios de diversos commodities. En pocas palabras, un “lunes negro”.
Sin embargo, quiero focalizar mi breve comentario al tema del “tipo de cambio” y su continua depreciación, lo que ha llevado a que se supere ya el nivel de 17 pesos por dólar. Esto ha llevado a todo tipo de comentarios y críticas, incluyendo aquellos simplistas que siguieren todo es culpa del gobierno y sus malas políticas o aquellos que sugieren que una depreciaci´n sólo tiene efectos negativos y devastadores.
El problema es más complejo y se requiere de un análisis mucho más detallado y técnico que permita valorar o cuantificar los costos y las ganancias. Por ejemplo, algunos efectos negativos y que justifican la respuesta de la autoridad (subastas o intervenciones en el mercado cambiario) son:
1.     La depreciación de la moneda genera presiones inflacionarias vía el traspaso inflacionario. Una depreciación de la magnitud vista podría significar que los costos de muchas empresas se alteren en al menos un 30% por este efecto. Sin embargo aún no se ha producido este efecto, ya sea porque el precio de algunos productos o servicios nacionales han disminuido, o porque muchos bienes que importamos también han disminuido de precios, en particular muchos commodities.
2.     Existen compromisos de pagos al exterior, tanto del sector público como privado, por concepto de deudas, los cuales se verían incrementados. Es decir, se requieren de más pesos para el pago de estas deudas. Esto afecta la situación financiera de estos individuos o empresas y también provocaría presiones en la balanza de pagos.
3.     Una alta volatilidad en el mercado cambiario genera mayor incertidumbre


Sin embargo, también existen efectos positivos. Una mayor depreciación de la moneda podría tener efectos positivos en el sector externo permitiendo una mayor competitividad (al menos en el corto plazo) de nuestro productos, lo cual podría ser muy útil para capturar algunas de las ganancias que se generen con la recuperación en el comercio exterior, que será lenta. Esto permitiría un mayor dinamismo de nuestro sector externo con su impacto positivo en el crecimiento ante una demanda interna que simplemente no despega. No obstante, la magnitud de este efecto depende de la depreciación relativa a nuestros competidores, así como al comportamiento del crecimiento económico externo de nuestros socios comerciales, en particular USA, lo que determina su demanda por nuestros productos.  

Si bien el precio de crudo ha disminuido, al igual que el volumen exportado, la depreciación del peso significa un mayor ingreso en pesos, lo que contrarresta la caída en el precio. Habría que calcular el efecto neto.

Contrario a aquellas noticias que sugieren un impacto negativo en la zona fronteriza norte, habría que ver el efecto neto, ya que la depreciación del peso abarata los productos nacionales y yo esperaría que los vecinos del norte en la frontera aumentaran sus compras en nuestro país.

Lo que definitivamente NO es deseable, es la alta volatilidad y creciente incertidumbre que se  produce en los mercados.

Sin embargo, recordemos que los mercados financieros suelen sobre reaccionar, pero en días posteriores, y con un mejor procesamiento de información, suelen rebotar.

Mi punto es que la depreciación del peso no es sólo un evento negativo y hay que ver el efecto neto. Existen creencias temporales en la población asociadas a ciertos fenómenos que son adicionalmente alimentadas por los medios. Depreciación no es sinónimo de puro “mal”, como tampoco lo es la “apreciación”. Sólo recordemos que en el 2011, cuando se apreciaban las monedas en los mercados emergentes, se generaron reacciones negativas similares a las que vemos ahora.

Y en relación a aquellos analistas bisoños y que practican el arte de adivinar, déjenme concluir con esta cita de K. Rogoff, profesor de Harvard, y uno de los principales expertos en el mundo sobre este tema y que respeto mucho

“la primera cosa que tenemos que entender sobre los tipos de cambio es que no podemos entenderlos. Tenemos que acercarnos al mercado con mucha humildad”


Se refiere particularmente al corto plazo. Así de limitado es nuestro conocimiento.