miércoles, 10 de noviembre de 2010

G-20, Desbalances, Soluciones

Acceder a mi columna, Tintero Económico que se publica hoy en el Universal

22 comentarios:

Anónimo dijo...

Profesor, aunque no sé mucho sobre el tema, pienso que es necesario un cambio en la economía mundial; sin embargo, creo que los países con economías desarrolladas como Estados Unidos y Alemania, no cambiaran sus exportaciones, ahorro y préstamos debido al beneficio que les genera como naciones, ademas al cambiar sus actividades económicas podrían sufrir pérdidas. A mi parecer, lo que podría resultar benéfico es la creación de grupos comerciales y productivos que permitan un desarrollo más parejo entre regiones, por ejemplo Latinoamérica, para que así la producción se fortalezca y los países cuenten con un mayor grado de posibilidades de exportación y ahorro para mejorar sus economías.
Sobre la permanencia del grupo G-20 creo que es necesario un cambio en sus políticas si quiere demostrar su eficiencia, ya que a pesar de estar funcionando, los desbalances globales que provocaron la crisis no han desaparecido.
Acerca de la propuesta del patrón oro, me parece que no es útil por los motivos que explica en la nota del blog.
***

Anónimo dijo...

La cooperacón internacional es necesaria para remediar los efectos negativos de la crisis. Sin embargo , como todo en este mundo , la cooperación internacional se reduce también al problema del free rider... como es muy riesgoso y poco ventajoso a corto plazo , nadie coopera... Habría que crear nuevas reglas, organizaciones o estímulos para evitar el dilema de la acción colectiva.
Karla González

Anónimo dijo...

Ciertamente, el bajo crecimiento,el desempleo y la creciente inestabilidad son hechos poco deseables por las economías del mundo. No obstante, sin cooperación internacional estos factores serán difícilmente erradicables, porque nadie, hablando de estados, se enfoca en resolver los problemas directamente; en cambio, sólo esperan que con el tiempo ciertos modelos económicos los resuelvan indirectamente.

Ahora bien, esto es equiparable a un dilema del prisionero. Donde— bajo el supuesto de que los individuos buscan su autointerés— el resultado alcanzado será subóptimo. Sólo la cooperación entre ellos hará la diferencia para que el beneficio agregado sea el mayor posible.

Anónimo dijo...

Creo que es momento que los países más poderosos del mundo tomen su papel de líderes. Ellos tienen que actuar para sobrepasar los efectos de la crisis económica. Como dice el texto, Alemania y Estados deben cambiar la forma de mantener su economía para poder pensar en proteger a otros países. Definitivamente, y a pesar de averiguar sobre el tema, no me queda muy claro la situación del oro en el banco mundial.
José Antonio H

Anónimo dijo...

La situación por la que atraviesa la economía es preocupante, ya que ningun país está dispuesto a tomar la responsabilidad. Sin embargo, creo que se deben crear mecanismos de cooperación por parte del Banco Mundial o el FMI que obligen a las grandes economías a adoptar una política monetaria adecuada, si esto no ocurre, estaremos de nuevo en peligro de caer en una nueva recesión que tal vez sea mucho peor que la del 2008.

Luis Daniel J.R.

Anónimo dijo...

En definitiva, la única forma de evitar que la crisis se profundice más es a través de la cooperación internacional. Sin embargo, más allá de que los países miembros del G-20 acuerden un plan conjunto, es necesario que se cree un marco jurídico lo suficientemente fuerte y estructurado que permita hacer efectivos los posibles castigos de para el incumplimiento.
Asimismo habrá que observar si las metas propuestas son factibles y si son eficientes porque de no cumplir con estos requisitos la reunión y el acuerdo servirán absolutamente de nada.

M. Araceli Ramírez Rubio

Anónimo dijo...

Organizaciones internacionales como el G-20 tienen en sus manos el restablecer la confianza internacional perdida tras la crisis económica. La incertidumbre que se respira actualmente en los mercados financieros internacionales perjudica a todas las economías en su conjunto. La confianza es la base del comercio y sin ella el mercado internacional persistirá en marcadas depresiones.
Juan Pablo dBF

Jorge Gutiérrez dijo...

La pregunta relevante sería cómo hacer un esquema de incentivos idóneo que promueva la cooperación entre los países. Los organismos internacionales deben hacer uso de sus facultades para promover lo anterior. Asimismo, coincido con usted en la importancia de encontrar en el mercado interno una salida a la crisis.

Jramirez dijo...

No creo que sirva de mucho la proxima reunión del G-20, sin el verdadero compromiso de una modificación en las directrices economicas de los paises integrantes.

Por ejemplo, considero que el desarrollo de EEUU no ha sido afectado por la agresividad de los chinos en materia comercial per se, como ellos han tratado de invocar; hay desajustes estructurales en su economia muy fuertes que por ende los tienen en una encrucijada.

En el G-20, las economias participantes deberian estar en una postura de qué es lo que pueden aportar para salir de este impasse; no en insistir en qué se le puede exigir a los demás para salir de su propio atolladero.

Lamentablemente, si no habido una minima de coordinacion, ¿como esperar que se llegue a una cooperacion?

Anónimo dijo...

Siempre se piensa en acuerdos de este tipo de organizaciones para proponer solución a los diversos problemas que enfrenta la economía mundial, sin embargo, no siempre, los países miembros más importantes se atreven a ceder y ser los primeros en "dar el primer paso".

Creo que es una muy buena forma de asociarse para tratar los problemas de la economía actual, pero considero también que es necesario el establecimiento de pautas que puedan lograr una mejor cooperación entre los países miembros. En cuanto el regreso a las reservas con oro, coincido con que, en la actualidad, ya no es una forma tan eficiente para reducir incertidumbre, sin embargo habría que compararla con otras posibles soluciones y sólo así decidir si es factible su implementación.

Zaira González

Nahieli dijo...

Nadie quiere dar el primero paso en la correción de los desbalances globales debido a que no hay incentivos para que alguien se desvíe de manera unilateral, aunque todos estarían mejor si todos se movieran. Como dice Jorge, la pregunta relevante es cómo establecer un sistema de incentivos que haga posible que los países cooperen. Tal vez la única manera posible es mediante los organismos financieros internacionales, instaurando compromisos entre países y estableciendo sanciones fuertes para aquellos que no cumplan con lo prometido.

Anónimo dijo...

Como han comentado mis compañeros, la situación actual es un problema de incentivos y difícilmente la próxima reunión del G20 logrará definir un esquema que logre que los países cooperen. ¿Se esperan propuestas adecuadas y, principalmente, plausibles? La respuesta es no. Entonces, ¿qué nos queda? Esperar que se reactiven los mercados internos y que las distintas decisiones que han tomado los bancos centrales más importantes logren los resultados esperados; esto, al menos, ayudará a eliminar un poco la incertidumbre y se podrá pensar en cómo dar el primer paso sin tanto miedo a una próxima recesión.

Cesángari

Anónimo dijo...

Saludos...Como se atreven a decir que la culpa de todo no es China? Un pais con el superavit de capital de China debe dejar que su moneda se aprecia, para asi fortalezer el consumo (y revertir el superavit comercial que impacta negativamente al mundo). Pero, como China insiste en su politica mercantil, y no desea dejar a sus ciudadanos que consuman, prefiere dejar su moneda anclada al dolar. Bueno, entonces, apoyaremos a Bernanke, a ver quien agunta mas, EEUU or China. China desea anclarse al dolar, veremos que pasa en China al debilitarse mas contra otras monedas.

Anónimo dijo...

La misma inestabilidad económica internacional da lugar a la poca voluntad política de los países. Es decir, el escenario económico no es sostenible por largo tiempo, por lo que es necesario un cambio de equilibrio en las relaciones comerciales del mundo; sin embargo, la incertidumbre del cambio crea un alto costo de decidir políticas domésticas que no sean multilaterales. Como ya han dicho antes, es un claro ejemplo del dilema del prisionero.

Sería idóneo un pacto mundial que cree una armonía comercial sostenible a largo plazo, pero esto no es posible. Por lo tanto, sería inocente preveer que los problemas de desbalances globales se van a resolver en dos días durante el G-20.

Alejandro Robinson

Anónimo dijo...

Profesor, no me queda claro porqué el presidente del Banco Mundial propone el regresó al patrón oro y cuáles podrían ser sus consecuencias.
Más allá de la credibilidad de los organismos internacionales se necesita la coordinación de las principales potencias. Es claro éstas no tienen estímulos para tomar medidas que beneficien a otros, al menos en el corto plazo. Pero, una futura crisis afectaría a todos.
Analuisa G.

Anónimo dijo...

Existe un gran debate acerca de qué medidas económicas debe tomar cada país ante momentos difíciles. Si bien cada nación es autónoma en las decisiones que toma, creo que entre mayor sea el poder económico que tiene un país, mayor debe de ser su responsabilidad con lo demás. Dado que la globalización implica una dependencia entre distintos países, lo menos viable es que estos países no trabajen coordinadamente.

Anónimo dijo...

Los problemas centrales en los que se deben de centrar los países del G20 son la cooperación y la incertidumbre de la economía. Ningún país miembro quiere dar el primer paso y esto se debe a que ninguno tiene los incentivos bien definidos para hacerlo. Por ejemplo, China no le encuentra sentido a provocar el consumo interno si su economía marcha bastante bien sin hacerlo.

Ahora, los países deben de centrarse en discutir sobre la cooperación, ya que si se logran acuerdos multilaterales de cooperación interncaional, la incertidumbre del sistema financiero mundial disminuirá notablemente. Esto beneficiará a todos los países debido a que no no habría lugar para la especulación y se evitarían las creaciones de burbujas financieras.

Finalmente, no creo que el G20 logre concretar grandes acuerdos, debido a que, como ya lo mencioné y lo han mencionado varios de mis compañeros, no existen los incentivos correctos que provoquen dicha cooperación. Sin embargo, considero que se podrían lograr otros acuerdos importantes en cuanto a migración y seguridad.

René Kuster Rojas

Anónimo dijo...

El simple hecho de que exista una organización de líderes de grandes potencias y emprendedoras, da la idea de la intención por parte de estos paises a participar en soluciones, al menos a favor a su conveniencia. Es un tema discutible, pero se puede cofniar que estas potencias saben sus problemas; sin embargo las influencias políticas siempre son las de mayor peso.Personalmente creo que estas naciones se apoyarán mutuamente, sin importar el rezago de las demás (no parte del G-20) Por lo tanto, los únicos preocupados, que deberian hacer alianzas con paises partícipes, son los no paises desarrollados para dar solución al desbalance que existe en el mundo.
Alejandra Sánchez

Anónimo dijo...

En definitiva, China y EE.UU. deben llegar a un acuerdo que permita reducir el desbalance mundial. Este acuerdo debe contener un sistema de incentivos que permita que ambos países puedan cooperar y, en caso de que no lo hagan, que se les imponga una fuerte sanción. Por ejemplo, en el caso de EE.UU. el único interés que tiene es que China ceda, sin embargo en su afán de salir de esta situación insostenible puede tomar medidas proteccionistas que obviamente afectarían a China, por lo que este último no cederá hasta que exista una garantía de compromiso por parte de EE.UU. Además, antes de exigirle al otro que modifique sus políticas cambiarias, sería importante que cada país se cuestione sobre su dependencia a las importaciones en el caso de EE.UU. y en su dependencia a las exportaciones respecto a China para que a la vez que se llegan a acuerdos, se reestructuren aspectos económicos y mentalidades en cada país.

Adriana Becerril

Anónimo dijo...

Como ya habíamos comentado, resulta poco factible que las naciones líderes cambien sus estrategias para que las subdesarrolladas puedan alcanzarlas. Como bien mencionas en la nota lo que hace falta es que alguna nación tome la iniciativa, lo cual,parece muy lejano.
Por otra parte, si bien los paises desarollados deben impulsar el desarrollo mundial, nosotros como nación no debemos esperar a que lo hagan por el contrario es nuestra obligación alcanzarlos.
María José G.

Frida H dijo...

Estoy de acuerdo contigo que es un urge alcanzar acuerdos en este problema global y tampoco es un problem en donde hay soluciones faciles, pero debe ser un proceso paso a paso para lograr el problema de desbalances...

Anónimo dijo...

Hola Profesor, el comentario de ayer: "Existe un gran debate acerca de qué medidas económicas debe tomar cada país ante momentos difíciles. Si bien cada nación es autónoma en las decisiones que toma, creo que entre mayor sea el poder económico que tiene un país, mayor debe de ser su responsabilidad con lo demás. Dado que la globalización implica una dependencia entre distintos países, lo menos viable es que estos países no trabajen coordinadamente." era mío. Disculpe que se me haya pasado ponerle el nombre.
Gracias.
Saludos.
Austin