viernes, 17 de octubre de 2014

Reflexión sobre el Precio del Petróleo en la Ley de Ingresos 2015

El precio del petróleo es una variable clave en las estimaciones de los ingresos fiscales cada año. Nuestras finanzas públicas están petrolizadas y aproximadamente un tercio de éstas dependen de los ingresos petroleros. Por desgracias, esta es una variable muy, muy difícil de predecir. Es un commodity y su precio no depende sólo de las condiciones de su producción, sino de muchas cosas más. Este tema lo comento cada año cuando se discute la ley de ingresos en el Congreso, como lo muestra este post, en donde señalo que “El precio del petróleo es una de las variables más complicadas de predecir y hasta donde yo se, no existe ningún modelo que haya mostrado ser consistente sistemáticamente. Es por eso que en muchos casos la mejor aproximación es un "random walk" o caminata aleatoria, pero que es de poca utilidad en situación de alta inestabilidad. No obstante, existen esfuerzos para realizar una estimación basada en algún modelo que pruebe ser una referencia relativamente adecuada. Por ejemplo, los chilenos han sido relativamente exitosos en introducir una estimación del precio del cobre basada en un modelo.
El gobierno introdujo en la Ley una fórmula para calcularlo, y aun así es deficiente.
En esta ocasión la fórmula sugirió un precio de 82 dólares, pero cómo ahora se ha reducido y está por debajo de ese  nivel, lp fijaron en 81 dólares.
El problema no es reducirlo o aumentarlo como se les dé la gana, sino que deben de ofrecer argumentos de su estimación. Aquí debería colaborar el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas del Congreso, pero es un cero a la izquierda.

El precio en el presupuesto es un estimado promedio del próximo año. Que ahora esté en menos de 82 dólares o significa que estará así todo el 2015, o que seguirá disminuyendo o aumentando. Las críticas de la prensa de que es un error fijarlo en 81 cuando ahora está por abajo son incorrectas y típicas de los medios. Ojalá algún día sean más profesionales. Son opiniones inerciales, sin ninguna justificación seria y solo en función de los datos coyunturales. Cuál será el precio futuro? Para Hacienda, pues al menos que vuelva a re estimar el precio con su fórmula y tendrá un dato promedio esperado. No hay mucho que hacer, a menos que decidan probar mejores modelos.  Y decidan usar menos política y más técnica!