viernes, 31 de enero de 2014

Entendiendo la Decisión de Banxico

El día de hoy Banco de México dio a conocer su decisión de política monetaria manteniendo la tasa de referencia sin cambio. En realidad era una decisión esperada que ya había sugerido el Gobernador en comentarios previos y porque además no existen elementos que justifiquen de manera clara un cambio en este momento. En particular porque se considera que las presiones inflacionarias observadas son temporales.

¿Qué quiere decir esto último? Una forma de explicar una decisión de política monetaria es considerando el origen de la presión inflacionaria. De manera simple podemos tener tres elementos: a) presiones generadas por el lado de la demanda agregada que conducen a un exceso de DA por arriba de lo que se conoce como producto potencial. Esto también se llama brecha de producto. Cuando esto ocurre, el exceso de demanda provoca presiones en precios y en este caso la respuesta de la autoridad monetaria es buscar "enfriar" la economía, en este caso aumentando su tasa de referencia. Es decir, en este caso la acción de política es necesaria.
b) la segunda posibilidad es lo que se conoce como choques de oferta. Por ejemplo, un aumento generalizado en salarios por arriba de lo justificado (económicamente) o un aumento en el precio de algunos insumos cruciales, como ha sido el caso del petróleo. En nuestro caso actual, el aumento en los precios que se ha observado proviene de factores que no se explican por desequilibrios en la demanda (caso anterior), sino por decisiones (administrativas) de política, como ha sido el caso de aumentos en los impuestos que se adicionan al precio existente por lo que resulta en un precio mayor. También hay que considerar el aumento en precios de gasolinas y otros energéticos, de nueva cuenta por decisión de política. En este caso, el aumento en los precios debería ser de "una sola vez" y una vez ocurrido, no debería existir más aumentos. es decir, no debería generarse una espiral inflacionaria. Es en este sentido que el Banco de México utiliza el concepto de inflación temporal. En este caso, la teoría monetaria sugiere que la autoridad no actúe modificado su instrumento ya que éste no tendría efecto sobre las causas del aumento en precios, que fue de origen "administrativo" y en cambio si puede tener otros efectos negativos, como afectar la actividad económica.
Sin embargo, existe un tercer elemento que se relaciona con las expectativas inflacionarias de los agentes económicos y que afectan su proceso de fijación de precios. Es decir, qué esperan estos agentes sobre la evolución futura de precios. Si ellos creen que se mantendrá la inflación en el objetivo señalado por la autoridad, entonces no debería haber problemas. Es cuando se habla de que estas expectativas están "ancladas" en el objetivo de la autoridad. Pero puede ser que los agentes no piensen esto y decidan modificar sus precios futuros. Esto es lo que en el comunicado de Banxico llaman efectos en precios de segundo orden. Es decir, las expectativas se ven afectadas. Si este es el caso, entonces la autoridad monetaria SI debe actuar tratando de corregir dichas expectativas, pues de lo contrario entramos en una espiral creciente de precios.
Por el momento parece que Banxico no cree que esto ocurra irremediablemente, pero existe una probabilidad, por lo que en las próximas semanas deberán seguir de cerca la evolución de estos precios y en caso necesario, ajustar su instrumento.
Finalmente, existen otros factores que afectan la decisión y uno muy importante es el comportamiento del tipo de cambio, ya que una fuerte depreciación puede afectar el proceso inflacionario. (En este artículo explico más este tema técnicamente) Por ejemplo, India y Turquía aumentaron recientemente sus tasas de referencia en gran parte por el comportamiento de esta variable, resultado del comportamiento de los flujos de capitales ante el cambio de la política de la FED que se está registrando. Sin embargo, parece ser que Banxico lo considera por el momento un factor coyuntural, aunque habrá que ver que sucede en las próximas semanas.

En general considero que la decisión de Banxico es la adecuada en estos momentos.